Seleccionar página

Los padres pecamos muchas veces de culposos. Hay situaciones que se nos escapan de las manos y realmente no sabemos cómo manejarlas de manera centrada y coherente. Para eso es importante comenzar a implementar un estilo de educación y crianza donde nos liberemos de la culpa.

educar hijos 2

Vivir con ese sentimiento realmente puede atormentarnos y nublar nuestras potenciales capacidades como padres. Para evitarlo:

Crea un plan de disciplina

Cargar con la culpa de que exista un padre “bueno” y el otro sea “el malo” que pone los límites puede ser un poco duro para ti. Lo genial es que, mientras puedan, actúen como equipo. De esta forma y con buenos modales, lograrán que sus pequeños tengan la dosis justa de diversión entendiendo las reglas.

Controla tus actos

Seguramente, hay un momento en el que sientes que te has convertido en ese típico padre negativo. Si últimamente la única palabra que sale de tu boca es un “no” rotundo, hay algo que estás haciendo mal y vas a convivir con culpa más adelante. Evita las tensiones, sé un poco más flexible. Siempre se puede llegar a un terreno neutral sin necesidad de crear distancias.

educar hijos 3

Tómate tu tiempo

Cuando los niños se portan mal, la primera reacción es comenzar a gritar, razón por la cual te comienzas a sentir mal después. La solución es relajarte y esperar un tiempo prudencial para tomar medidas drásticas. No hay necesidad de perder la paciencia.

No sientas la necesidad de explicar todo

Hay cosas que realmente resultan una batalla con tus hijos: comer las verduras, abrigarse antes de salir, tomarse un baño. Por eso, es mejor no dar tantas explicaciones y comenzar a hacerle entender que hay cosas que son su “obligación”. No debes sentirte culpable si te muestras firme ante una decisión que, en definitiva, es para mejorar su calidad de vida y protegerlo.