Seleccionar página

Los emprendedores que consiguen superar los primeros años, aprenden con las recompensas de la libertad a dejar al margen la ansiedad de “¿qué tal si fracasa?”, y adquieren una devoción al ritmo de dirigir su visión y de no tener horarios convencionales. 

mantra emprendedores 4

Cientos de emprendedores actuales y aspiracionales se preguntan cómo crecer siendo su propio jefe. Dirigir un negocio exitoso es muy parecido a perder peso; los principios son simples, pero la práctica es difícil. Aquí te compartimos cuatro principios o “mantras” para ser un emprendedor exitoso.

Crea una obra maestra diariamente

Debido a que cada día como emprendedor es un día en el que inventas, conviértelo en una obra maestra. A nadie le importa cuántos mails envíes, cuántas llamadas realices o a cuántas reuniones asistas; sólo importan los resultados concretos; el esfuerzo incansable es únicamente lo que hiciste para llegar a ello.

Sé un portador de alegría a aquellos que sirves

Los emprendedores exitosos son portadores de alegría, transmitiendo un espíritu inspirador a las personas que le rodean. Piensan positivamente, asumen el éxito y trabajan con una visión clara de lo que quieren ser, no sólo de lo que tienen que hacer. El espíritu no se hereda, adquiere o presta. Uno elige el espíritu al igual que elige presentarse con un desconocido.

mantra emprendedores 3

Asume completa responsabilidad por tus resultados

Jugar el juego de la culpa no te librará de la responsabilidad. Los clientes nunca se mueven por excusas falsas y no dudan en cambiar de proveedor, servicio o producto cuando alguien fracasa en cumplir su promesa. Llegar tarde es una señal de falta de compromiso, sin importar cuál sea la excusa. No estar preparado demuestra que no te importa tu cliente, a pesar de los pendientes que hayas tenido que atender el día anterior. Los ganadores llegan temprano y listos para desempeñarse.

Sé ambos: un marketer y un hacedor

Los emprendedores exitosos son ambas cosas: promotores impulsados y naturales. Esto significa que no debes enfocarte únicamente en tu producto, servicio o solución, también debes promocionar tu trabajo. Los grandes trabajos merecen reflectores y los emprendedores exitosos se aseguran que eso permita que el mercado sea influenciado.

Seguir estos cuatro mantras puede ayudarte a convertir el reto en aventura; las recompensas irán mucho más allá de una cuenta bancaria gorda y una larga red.