Seleccionar página

Cuando las personas sienten algún tipo de dolor, la mayoría de las veces son capaces de hacer un diagnóstico apresurado.

espalda rinon 2

Si el dolor es, por ejemplo, en la parte baja de la espalda, unos se arriesgan a decir que se trata de lumbago; sin embargo, otros podrían asegurar que lo que ocurre es más identificable con un dolor riñón. Lo mejor siempre es consultar al médico para despejar las dudas de los autodiagnósticos y la automedicación, y evitar las repercusiones irreparables para la salud del organismo.

Cuando se trata de lumbago es muy común que el dolor se produzca también en el cuello, en la zona de la espalda baja o el cóccix. Usualmente dura menos de cuatro semanas, en los casos de más cuidado 12 semanas, y en asuntos de tipo crónico podría durar más de 12 semanas.

Por otra parte, el dolor en los riñones se trata de un asunto realmente severo y es causado por formación de cálculos dentro de ellos. Se caracteriza por ser un dolor constante y es debido a la infección que producen estos nuevos elementos al interior del aparato urinario. Un punto importante que te permitirá comprender la diferencia es, por ejemplo, que el dolor de riñones suele ir acompañado por fiebre, náuseas y vómito.

espalda rinon 1

Por lo general, el dolor de espalda se extiende a los lados y el de riñón en cambio se concentra en un solo lado y progresivamente se mueve hacia el centro. Incluso el dolor de espalda es continuo y va creciendo lentamente, mientras que el de riñones es mucho más profundo, punzante y en algunos casos podría mejorarse por un momento luego de las descargas de orina.

El lumbago puede aliviarse con terapias y medicamentos para el dolor. Los especialistas recomiendan terapias de calor, terapias de masaje o compresión en frío, acupuntura o electroterapia. Rara vez se considera que debe practicarse una cirugía; en cambio, el dolor de los riñones se trata generalmente con antibióticos y reposo para el largo plazo, razón por la que requiere más atención y supervisión del especialista.

En resumen, el dolor de espalda puede ser aliviado con mayor facilidad si no es muy crónico, mientras que el dolor de riñón agudo es persistente y necesitaría una visita al médico de inmediato.