Seleccionar página

Viernes 13 de octubre de 2017, una fecha que no tendría nada de particular si no fuera porque los viernes que caen en día 13 de cualquier mes se consideran un día de mala suerte en la mayoría de las culturas occidentales. Pero, ¿cuál es el origen de esta creencia?

viernes 13

Para empezar, hay que resaltar que el 13 ha sido asociado a la mala suerte. De hecho, incluso existe un nombre para la fobia a este número:  triscaidecafobia. Por eso es evitado en hoteles, que se saltan del piso 12 al 14; o en aviones, que omiten la fila 13.

El 13 ha tenido esta connotación de provocar desgracias debido a varios factores, como el que en la última cena de Jesús fueron 13 los comensales, siendo Judas, el traidor, el número 13. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte y tanto la Cábala como las leyendas nórdicas enumeran a 13 espíritus malignos; además, en el Apocalipsis, el capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia.

Por su parte el viernes, en el mundo cristiano, ha sido considerado históricamente como un día de luto, pues es aquel día de la semana en que fue crucificado Jesús.

Pero quizá el origen real de la asociación del viernes 13 con las desgracias ocurrió el viernes 13 de octubre de 1307, cuando, bajo las órdenes de Felipe IV de Francia (Felipe el Hermoso), un grupo de caballeros templarios fue capturado y llevado ante el tribunal de la Inquisición para ser juzgado y condenado por supuestos crímenes en contra de la cristiandad.

Esta acción ha sido muy cuestionada, pues aunque en su momento se acusó a los Templarios de toda clase de sacrilegios y herejías como que eran adoradores de Satanás, sodomía y de orinar y escupir en la cruz, lo cierto es que su exterminio estuvo más ligado a cuestiones económicas.

Esto porque los templarios poseían una gran fortuna y eran los principales prestamistas y acreedores en muchas regiones de Europa, en especial de Francia. Incluso el propio Felipe IV tenía una gran deuda con esta orden y por eso se cree que decidió capturarlos y acusarlos ante el Vaticano para evitar pagarles.

La acusación produjo la detención, asesinato o condena en la hoguera de la mayoría de los miembros de la orden del Temple, lo que finalmente ocasionó su desaparición. Pero antes de que esto ocurriera, el último Gran Maestre de la orden, Jacques de Molay, momentos antes de morir en la hoguera, el 18 de marzo de 1314, maldijo al propio Felipe IV y al papa Clemente V con estas palabras: “¡Clemente y Felipe, traidores a la fe cristiana, os emplazo ante el tribunal de Dios… ! A ti, Clemente, antes de que pasen cuarenta días, y a ti Felipe, antes de que termine este año… ”

Curiosamente, tanto el papa como el rey murieron en los plazos fijados, el 20 de abril y el 29 de noviembre de ese año, respectivamente.

Ya en la época actual, la asociación negativa del viernes con el 13 proviene de la famosa película del mismo nombre, que cuenta la historia de un grupo de adolescentes que acuden a un campamento con una terrible leyenda negra, en el que hace varios años murió un joven ahogado en el lago, y uno a uno van perdiendo la vida.