Seleccionar página

El término “stalker” se refiere a una persona que está obsesionada con alguien, siguiendo todos sus pasos en Internet y es acosador por convicción. Es un personaje que usa grandes cantidades de tiempo buscando información de su víctima.

stalker alma 2

Está bien saber cosas sobre las personas que nos agradan y más si es sobre lo que le pasó a nuestra pareja, a nuestros mejores amigos o a nuestro ex; sin embargo, existe una gran diferencia entre saber sobre las personas que nos interesan y acosarlas averiguando sobre ellas en todo momento.

Si aún no estás seguro de si eres o no uno de estos temidos personajes de la red, aquí te dejamos algunos puntos para que cheques si eres todo un “stalker”:

– Revisas el muro de la persona que te gusta cada vez que tienes acceso a Internet. No importa cuánto te prometas a ti mismo que no revisarás su perfil, siempre terminas en su muro.

– Checas sus fotos, comentarios y likes que le pone a la gente y terminas navegando en los perfiles de esas personas, en sus fotos, en sus comentarios y en los perfiles de las personas que les comentaron a ellos.

stalker alma 3

– En algún momento, revisas toda la biografía de la persona que stalkeas. Leerás el primer comentario que escribió en Facebook, verás todas las felicitaciones que le han escrito en todos sus cumpleaños pasados, los eventos a los que asistió, las fotos en que fue etiquetado y un interminable etcétera.

– Estás al tanto de sus relaciones pasadas y acosas a las personas que le gustan.

– Adoras los perfiles que son públicos porque no tienes que esperar a que te acepten o no como amigo. Puedes ver en cualquier momento sus fotos, publicaciones, eventos, todo, en el momento que se te antoje.

– Nunca publicas nada, pero siempre estás conectado y sabes qué le pasa a todos. Este es el método natural de protección de los “stalkers”. El plan es actuar como si apenas tocaras las redes sociales.

stalker alma 4

– Tienes dos o más cuentas de Facebook con identidad falsa. Esto ya es para “stalkers” de alto nivel, pues ya no te conformas sólo con lo que publica tu perseguido, sino que además creas otras cuentas y comienzas a agregar a sus amigos, prospectos, familiares y a todo ser que interactúe con el susodicho.

– Te emocionas cuando la persona a la que stalkeas publica algo. Cualquier actualización es una joya para ti.

– Niegas totalmente el problema. Jamás lo aceptarás, te puedes llegar a molestar e incluso, intentarás excusar tu comportamiento, pero en el fondo, y no tan en el fondo como te gustaría, sabes que lo eres.