Seleccionar página

Antiguamente, las mujeres estaban obligadas a casarse y tener hijos, ya que si no se convertían en “solteronas” y eso significaba todo un fracaso.

anuptofobia 2

Afortunadamente cada día son más las mujeres que pueden disfrutar o elegir no estar en pareja. Si bien es cierto que este diagnóstico también afecta al universo masculino, las mujeres son las más aquejadas.

A juicio de especialistas, aunque los tiempos han cambiado, el temor a la soltería pervive en muchas personas y, hoy en día, se admite que esa aversión a la soledad sentimental también la padecen los hombres. Lo que antiguamente era “cosa de ellas”, ahora también es una realidad para muchos “solteros de oro”.

Parece que, al acercarse al límite del “reloj biológico”, ellas sintieran una desesperación grande al estar sin pareja. El fantasma de quedarse solas o a ser la “solterona” de la familia se torna en una obsesión.

Este tipo de afirmaciones se fundamentan en la creencia errónea de que el género masculino tiene toda la vida biológica por delante, mientras que las mujeres tienen una “fecha de caducidad” marcada, que bien puede coincidir con el momento en el que socialmente son tachadas de “solteronas”.

anuptofobia 4

Este miedo irracional tiene un nombre: anuptofobia y es la fobia a quedarse soltera de por vida. Muchas personas que antes se vanagloriaban de su soltería comienzan a sufrir de esta fobia tan poco conocida.

Esta fobia resume el miedo de quedarse solo; sin embargo, dentro de la misma podemos dividir a las personas en aquellas que tienen miedo a estar casadas con la persona equivocada para toda la vida y los otros que tienen el temor de no encontrar con quien pasar el resto de sus días.

Ten en cuenta que la anuptofobia no debe confundirse con la gamafobia, pues esta última se refiere al miedo al matrimonio, a la firma de papeles y a las bodas en general.

Cualquier persona que permanezca sola por mucho tiempo puede sufrir de anuptofobia. Muchos individuos planifican siempre con quién van a vivir y buscan la persona ideal rechazando en todo momento otras personas que no son las que ellos soñaron. Este tipo de personas son las que tarde o temprano sufren de anuptofobia en su estado más grave, pues por el afán de no quedarse solas, suelen elegir realmente muy mal para evitar la soledad luego de mucho tiempo y no se detienen a medir las consecuencias.

anuptofobia 3

Esto puede llevar a un caso mucho más grave de anuptofobia, pues el miedo de quedarse solos los lleva a soportar toda clase de abusos y malos tratos. Esto puede ser muy difícil de determinar porque por lo general quien lo padece, no deja ver en el exterior los maltratos a los que se somete, que muchas veces justifica diciendo que su forma de actuar fue la responsable cuando todos sabemos que esto no es así y que la persona abusadora es la culpable.

Las personas que padecen anuptofobia suelen ser depresivas y tener la vida de una persona soltera durante muchos años. La peor parte de esta fobia a la soledad es que tanto los hombres como las mujeres pierden sus vidas dejando que este mal las controle. Ellos viven bajo el influjo de su problema negándose a pensar que puede haber una vida feliz en la soltería.

El deseo natural de tener una pareja se vuelve patológico cuando la persona encumbra esta aspiración a un rango de exigencia tan grande que anula su capacidad de disfrutar de un encuentro espontáneo.

Existe anuptafobia cuando se pasa de, simplemente dejar que ocurra, a planificar sistemáticamente para que se produzca recurriendo a todo tipo de artimañas y tecnologías, y cuando tener pareja se convierte en el objetivo prioritario de la persona.