Seleccionar página

El gran mito cinematográfico masculino de los años cincuenta para la juventud estadounidense, James Byron Dean, personificó con sus actuaciones al joven inconformista en conflicto generacional y alienado de la sociedad.

james dean 2

Dean nació el 8 de febrero de 1931 en Marion, Indiana, y tras cursar estudios de arte dramático en Nueva York, inició su carrera trabajando en pequeños teatros de Broadway.

Su interpretación en “El inmoralista”, pieza teatral de A. Gide, le valió la oportunidad de firmar un contrato en Hollywood donde, al año siguiente, rodó “Al este del Edén”, dirigida por Elia Kazan.

En 1955 se puso a las órdenes de Nicholas Ray para protagonizar, junto a Natalie Wood y Sal Mineo, “Rebelde sin causa”, en la cual Dean daba vida a un adolescente incomprendido y en desacuerdo con la realidad que le rodeaba.

Poco después actuó en “Gigante”, en la que Dean, en esta ocasión un peón de rudos modales, consolidó su imagen de joven inconformista.

De los tres largometrajes que protagonizó, “Rebelde sin causa” fue el decisivo a la hora de forjar su leyenda. James Dean y la frágil Natalie Wood formaron en la película un dúo adolescente, cuya identidad entra en crisis al enfrentarse con el mundo de los adultos y con el de los de su misma edad. El rostro angustiado de James Dean fue, sin duda, el mejor reflejo del dolor de una masculinidad conflictiva enfrentada a los ritos de paso impuestos para ingresar en la comunidad.

El filme convirtió a James Dean, enfundado en aquella cazadora reversible negra y roja que tanto imitarían los jóvenes a la hora de vestirse, en el icono juvenil de los prósperos y problemáticos años cincuenta.

Hermoso, indócil, tierno, incomprendido; le bastaron estos tres títulos para que su leyenda de antihéroe confuso y desarraigado se viera catapultada al frío y reluciente territorio de la inmortalidad, tras deshacer su deportivo una noche en una curva de Salinas, haciéndolo un símbolo para toda una generación marcada por sus ansias de libertad y en eterno conflicto con sus mayores.