Seleccionar página

Al parecer, la tragedia es una especie de requisito para la instauración de leyendas; ésta apareció en el mundo del rock muy tempranamente dejándolo sin algunos de los pioneros que enriquecían el género en aquellos tiempos de los pelos envaselinados y las largas crinolinas.

dia musica 1

En ese tiempo había nombres que despuntaban, que con sus constantes presentaciones y con el eco que tenían entre la juventud de aquel entonces, se hacían de un espacio en la memoria. Figuraban nombres como Buddy Holly y otros como Ritchie Valens y J. P. The Big Bopper Richardson.

La vida de los rockeros pioneros no era un camino de rosas. Por entonces no existían los aviones privados de lujo y su día a día se basaba en la vida en la carretera.

En 1958, Buddy Holly había decidido terminar con su representante, Norman Petty. Por esa época, Holly estaba pasando por dificultades económicas y la manera más sencilla de sobrevivir y poder recuperarse de la mala racha era echarse a la carretera para tocar sus canciones de pueblo en pueblo.

Luego de formar una nueva banda, inició la gira “The Winter Dance Party” por 24 ciudades del noroeste de los Estados Unidos. La gira incluía además de Buddy Holly a The Big Bopper, Dion DiMucci con Dion and The Belmonts, el cantante Frankie Sardo y el joven cantante Ritchie Valens.

Las dimensiones del viaje crearon un problema con la logística de la gira, ya que la distancia entre los recintos programados era considerable. Además, la calefacción del autobús se averió casi al inicio y el invierno mermó la salud de los músicos, al punto en el que algunos fueron hospitalizados.

La gira arribó a Clear Lake, Iowa, y tenían que desplazarse hasta Moorhead, en Minnesota, para el concierto del día siguiente. La distancia entre las dos ciudades era de unos 640 kilómetros, así que para ahorrarse el cansado viaje en autobús, Holly propuso pagar el alquiler de una avioneta para llegar antes y poder descansar previo a su siguiente concierto.

Así, el 3 de febrero de 1959, un avión de la compañía The Dwyer Flying Service fue piloteado por Roger Peterson, novato que apenas contaba con 21 años de edad.

En el avión podían estar tres pasajeros y el piloto así que los músicos decidieron que Holly subiera; Valens, que sufría miedo a volar, ganó en un volado su sitio; y Richardson logró que el baterista Waylon Jennings le cediera su espacio.

dia musica 4

Cuando Holly supo de los arreglos deseó a Jenning que su autobús se congelara mientras el baterista reviró con el deseo de que el avión se desplomara. Su deseo se cumplió.

De acuerdo con reportes de la Junta de Aeronáutica Civil, el accidente se debió a la poca experiencia del piloto. El mal clima, aunado a una noche sin estrellas, impidió al joven tripulante contar con alguna referencia visual que le ayudara a llegar a su destino, por lo que sin saberlo, el ala derecha del avión pegó con el suelo ocasionando un choque que, se calcula, se dio a 270 kilómetros por hora.

Nadie supo qué había pasado hasta la mañana siguiente cuando el aeropuerto de Frago, en Dakota del Norte, no reportó la llegada de la aeronave. Las autoridades comenzaron la búsqueda que pronto los condujo a los restos del avión. No había sobrevivientes. El rock murió un poco aquel día que posteriormente fue bautizado como “El día que murió la música”, una frase icónica en la canción de Don McLean, “American Pie”.