Seleccionar página

Seguro que enero ha sido el elegido por muchos para ponerse las pilas y comenzar a entrenar en el gimnasio.

gimnasio lleno 3

Al principio puede resultar bastante abrumador: un montón de gente, un montón de máquinas que no sabes para qué sirven o cómo se utilizan y poco tiempo para aprender.

Si quieres sacarle el mejor partido posible a tu cuota del gimnasio, esto es lo que no puedes pasar por alto durante tus primeras semanas.

Evalúa previamente tu condición física

No es lo mismo empezar a entrenar en el gimnasio desde cero que si ya tienes una base cardiovascular o de fuerza. Tu estado inicial previo es un factor importante a la hora de empezar a entrenar en el gym.

Establece un horario para entrenar

¿Quieres que tus propósitos de entrenar en el gimnasio lleguen más allá de febrero? Entonces debes tomártelo en serio: establece un horario en el que irás a entrenar y tómalo como una cita ineludible contigo mismo. Intenta no posponer los entrenamientos por temas como “estoy cansado”, “hay mucha gente”, “tengo mucho trabajo”. Organízate y seguro que puedes sacar tiempo para todo.

maquillaje gym 3

No te limites al cardio

Si te has apuntado al gimnasio con la idea de “quemar la grasa”, no te limites a las máquinas de cardio. El trabajo de fuerza es básico para ganar masa muscular, que a la larga hará más sencilla la pérdida de grasa. ¿Lo mejor? Combinar ambos tipos de entrenamiento para conseguir sesiones muy completas, beneficios estéticos y también físicos.

Técnica y fondo de manera progresiva

La técnica es lo primordial en el caso del entrenamiento de fuerza. Olvídate durante las primeras semanas de levantar un montón de peso y céntrate en aprender a hacer bien todos los movimientos. En el caso del entrenamiento cardiovascular, lo más importante es que vayas ganando fondo poco a poco y de manera progresiva.

No te compares con nadie

¿Te gustaría tener el cuerpazo de esa chica que has visto en clase o levantar tanto peso como el chico del press banca? No te desilusiones si después de tres semanas no lo has conseguido. Tanto bajar de peso como ganar masa muscular es un proceso que lleva tiempo y no tiene el mismo efecto en todas las personas. Céntrate en lo que tú tienes que hacer y evalúa cómo te sientes al hacerlo. No te compares porque, cuando lo hacemos, tendemos siempre a salir perdiendo.