Seleccionar página

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “¡Mamá, estoy aburrido!”? Es algo que toda mamá o papá escucha alguna vez durante el día de parte de sus hijos.

nino aburrido 1

Puede que nos sintamos culpables y tengamos la necesidad de que nuestro hijo se entretenga con algo para que no se sienta aburrido. Lo primero que quizá nos pase por la cabeza es echar mano de la tecnología; sin embargo, algunos de los juegos de hoy impiden a nuestros pequeños desarrollar su imaginación adecuadamente.

Los videojuegos tienen unas pautas que se deben seguir para poder alcanzar las metas. Hay juegos que no les permiten pensar por ellos mismos, por eso es tan importante buscar juegos didácticos donde la iniciativa, la toma de decisiones, la creatividad y la imaginación sean las protagonistas.

Con este tipo de actividades, lo más seguro es que nunca se aburran porque tienen su mente activa y una imaginación que les hace que busquen recursos en todo momento, aunque sea sólo pensando y reflexionando.

Para poder potenciar su creatividad y encontrar oportunidades en los momentos “vacíos”, es importante inculcar ciertos hábitos o actividades como:

nino aburrido 3

– Enseñarles la importancia y el valor de la lectura. Animarlos a leer aquello que les interese y explote su curiosidad a través de la lectura.

– Evitar la televisión o los videojuegos como si fueran la niñera de nuestros hijos. Aunque sea cómodo para nosotros, a la larga puede ser muy perjudicial, limitándoles su imaginación. Tampoco hay que prohibirlos, pero sí establecer un horario para estos.

– Evitar el consumismo y enseñar a nuestro hijo a hacer sus propios juguetes, ya sea con cartones y colores. O a jugar “gato” o “basta”, pero que sea su imaginación quien tenga el papel protagonista y no el último juego o juguete de la tienda.

– Cuando los niños tienen muchos juguetes, no saben apreciar lo que tienen y se centran en el consumismo y en el “lo mío es mejor”. Hay que evitarlo a toda costa. Si tiene muchos juguetes y la mayoría sin utilizar, pensemos en la opción de llevarlos juntos a alguna asociación para personas sin recursos.

– No intentemos organizar su vida con una planificación obsesiva con actividades extraescolares para que ocupe todo su tiempo libre.

nino aburrido 4

– Si descubrimos que puede tener una afición en el deporte, hay que potenciarlo. Por ejemplo, si le gusta pintar o nadar, una buena opción es inscribirlo a clases donde pueda ser encauzado. Si nuestro bolsillo no lo permite, podríamos también optar por ponerle las facilidades en casa. Por ejemplo, si le gustan las manualidades, podemos hacer rompecabezas, muñecos de tela e incluso, escribir un libro.

Lo importante de todo, es pasar tiempo con nuestros hijos. Hay que ser conscientes que como padre o madre, somos los encargados de sugerirle actividades y guiarle en su desarrollo, pero no los que tienen que darle la solución a todo. Guiar no es dar la solución, pensemos que a su aburrimiento le puede dar solución él mismo siendo autosuficiente.