Seleccionar página

Hace apenas algunos ayeres, esperábamos ansiosos la llegada de los Reyes Magos para recibir nuestros respectivos juguetes. Si eres millenial, seguro recordarás alguno de los que te enlistamos a continuación.

los tazos de los 90

1. Polly Pockets: Esas pequeñas casas de muñequitas; era fantástico llevar tu juguete compacto a todos lados, el problema era cuando se te perdían, ya que eran tan pequeñas que prácticamente era imposible encontrarlas.

2.- Barbies de tamaño real: ¿Qué niña no quería una muñeca Barbie de su tamaño? Podías compartir todas tus aventuras con ella… ¡y hasta tu ropa!

3.-  Furbys: Seguro que se los pediste a los Reyes Magos, ya que te sentías acompañado con las múltiples frases que tenían pregrabadas para ti, un juguete de súper moda en los 90’s.

4.- ¿Adivina Quién?: El juego de mesa con el cual podías ejercitar tu memoria al intentar adivinar el personaje de tu oponente.

5.- Barbies: Había de todas las profesiones, desde la Barbie dentista hasta la veterinaria. Podíamos pasar horas y horas inventando dulces historias como si fuéramos parte de ese mundo imaginario.

6- Koosh Ball: Esas increíbles bolitas de ligas con un olor sintético bastante adictivo, era emocionante ya que se sentía raro tenerlas en la mano.

7.- Tamagotchi: Si hubiera que comparar la emoción de tener un Tamagotchi con algún objeto el día de hoy, sería como tener el nuevo iPhone. Nuestras primeras lecciones de responsabilidad, ya que había que estar al pendiente de la mascota, desde alimentarla hasta jugar con ella. La primera desilusión de tu vida: ver morir a tu mascota.

8.- Cetros de diamantina: Inolvidable juguete que todos los niños querían, realmente no servían para nada, pero ver cómo la diamantina pasaba de un extremo a otro del tubo hacía las delicias de los pequeños.

9.- Gusanos de colores: Solo bastaba con mover tus manos de un lado a otro para ver pasar el juguete, a pesar de que no tenía utilidad alguna, era muy entretenido ver los colores.

10.- Tazos: Los encontrábamos en todos los diseños posibles dentro de las frituras de la tienda de la esquina, típico que comprabas tres bolsas de frituras solo para sacarles el tazo. Y después a intercambiar con los amigos, ¿te acuerdas del: ya, ya, ya lo tengo, ya lo tengo…?