Seleccionar página

Parece ser que antes de que nos paguen la quincena ya nos gastamos ese dinero. Hay muchas personas que no saben administrar su economía y solo contraen deudas, por eso hoy platicamos sobre los ocho errores financieros que usualmente cometemos y que debemos evitar. 

finanzas

  1. Gastar el dinero que aún no recibes. Siempre intenta planear tus gastos partiendo del dinero que tienes al momento. No hagas que el pago dependa de ingresos inciertos como recibir un bono del trabajo o que alguien te pague una deuda. De esta manera mantendrás la autonomía de tus finanzas y un mejor control de tu economía.
  2. No planear para el futuro. Está muy mal que pienses que tu situación financiera es permanente, pues casi nunca las finanzas son estables. Mejor prepárate para situaciones inesperadas como accidentes, enfermedades o pérdida de empleo. Destina un poco de tus ingresos mensuales a un fondo para emergencias.
  3. No invertir. El dinero no se multiplica si no hay inversión, no te conformes con vivir de una fuente de ingresos; encuentra alternativas que hagan que aumente tu capital.
  4. No poner atención en los gastos extraordinarios. Se necesita tener una planeación de los gastos fijos como la renta, colegiatura, gimnasio o gasolina, pero a veces olvidamos contemplar gastos como propinas, boletos de cine, lavado de coche. No olvides planificar y contemplar todos los gastos.
  5. Vivir al límite de tu capacidad financiera. Si todos los meses tu quincena termina en ceros, quiere decir que tienes una pésima administración. Debes mantener un equilibrio de ingresos y egresos incluyendo un ahorro.
  6. Mantener gastos innecesarios. Debes evaluar tus gastos y cancelar los que no sean importantes, así podrás disponer de ese capital y ahorrarlo para viajar o pagar alguna deuda.
  7. Perder el control. Tener el control sobre tus finanzas significa que en todo momento debes saber cuánto dinero tienes, en qué lo gastas, cuánto debes y cuánto ahorras. Solo así tendrás un verdadero balance en tus finanzas.
  8. No tener metas financieras. Es importante planear y establecer objetivos financieros a alcanzar, para de esa forma conservar tu bienestar económico. Establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo. Hazlo redactando una lista de tus metas.