Seleccionar página

Entre los mexicanos hay un vocablo muy usual este 25 de diciembre: recalentado.

recalentado 1

El recalentado es una tradición que sigue a los grandes festejos como las cenas decembrinas, y como lo más importante de las cenas navideñas es el ritual de preparación de los platillos, sería un pecado desperdiciar todo eso que con mucho empeño se cocinó. Así que lo mejor de este día es darle una segunda oportunidad al pavo, los romeritos, el bacalao y demás antojos.

Tanto el pavo, como el bacalao, los romeritos, las ensaladas de manzana y betabel y el ponche tienen su historia, son recetas antiguas, la más joven de ellas le pertenece a la ensalada de manzana y se tienen registros de las primeras recetas en los años 50 y por lo menos llevamos 200 años comiendo pavo de la misma forma que hasta ahora.

Pero mantener estos manjares, requiere de medidas especiales para conservar los guisos favoritos como los tamales y el pavo para que “no nos salga más caro el caldo que las albóndigas”.

recalentado 4

Es importante saber conservar las viandas para mantenerlas en condiciones óptimas, que eviten la propagación de bacterias, mismas que con el paso del tiempo, producen que la comida se descomponga y sea peligrosa para su consumo.

Muchos podrán decir que con el simple hecho de refrigerar los sobrantes resultará suficiente para conservarlos; sin embargo, existen algunos factores que deben considerarse al momento de almacenar los alimentos.

Los microorganismos que producen daño prefieren los alimentos ricos en proteínas; en este caso el tamal con carne, el pavo, o cualquier otro producto de origen animal. Para conservarlos hay que tomar en cuenta cuándo lo vas a guardar y cuánto tiempo lo quieres conservar.

recalentado 2

Cuando de un día para otro se va a consumir el recalentado sólo se refrigera, pero si se busca recalentar cuatro días después de que se preparó el alimento, éste se debe congelar.

Con estas sencillas acciones, el período de vida de los alimentos será más prolongado, por lo que se evitarán enfermedades intestinales o intoxicaciones bacterianas, y así solo te preocuparás por disfrutar de tu recalentado.