Seleccionar página

Nunca falta la tía tacaña que te regala el peor presente de Navidad. Todos alguna vez hemos recibido algún objeto que se ve que ese año quisieron deshacerse de él y nos lo dan de regalo de Navidad.

abriendo regalos 2

Pero más allá de eso, hay muchos regalos de Navidad que no nos hacían sonreír cuando niños pero que hoy seguro nos harían saltar en un pie de la felicidad si los recibiéramos:

Juegos de mesa 

Quizá sea bueno comentarles a los niños que los juegos de mesa eran eso a lo que jugábamos en los días de lluvia cuando no existían las tablets ni los iPads o cuando no había nada bueno para ver en la TV, pero si nos dan ahora el último juego de mesa, seguro que seríamos las personas más felices del mundo.

ropa navidad

Ropa

De niños, cada vez que abríamos un presente deseábamos que no fuera ropa. Todos queríamos una muñeca o un carrito; cualquier cosa menos ropa. Ahora, si abrimos un presente y es una nueva blusa tal y como la queríamos, la felicidad es incomparable.

chocolates navidad

Comida

Solíamos pensar, ¿quién está tan mal como para regalar comida en Navidad? Hoy pensamos, ¿por qué nadie nos regala una barra de chocolate o unas galletas de manteca de Navidad?

calcetines navidad

Calcetines y ropa interior

Seamos honestos, ¿cuántas de las veces que te regalaron unos calzones o un par de calcetines cuando eras niño te pusiste contento? Nunca, pero hoy a nadie le sobran un par de estas prendas en el clóset.

libros navidad

Libros

Esto depende mucho de cuán lectores éramos de niños. De todas formas, si queríamos la muñeca doctora o la granja de animales, seguramente un libro no sería de tal agrado. Hoy adultos, también depende de nuestros gustos, pero se podría decir que es un excelente regalo.