Seleccionar página

Seguramente has visto que se colocan ramas de muérdago arriba del marco de la puerta y si tienes pareja es una perfecta oportunidad para besarla cuando pasen debajo de ella. Pero, ¿sabes en realidad cómo surgió esa costumbre? Aquí te lo contamos. 

muerdago

La rica tradición de besarse bajo el muérdago se asocia en primer lugar con la festividad griega de Saturnalia y posteriormente con los ritos de matrimonio primitivos. Esto se originó partiendo de 2 creencias: la primera es que el muérdago beneficia la fertilidad, y la segunda es que se cree que el estiércol del que procede el muérdago tiene el poder de dar la vida. En Escandinavia, el muérdago se consideraba una planta de paz, bajo la que los enemigos podían declarar la paz o las parejas peleadas podían besarse y reconciliarse.

Más tarde, en el siglo XVIII los ingleses le atribuían un atractivo mágico y lo llamaban la “bola de muérdago”. Según esta tradición, una chica joven bajo una bola de muérdago, adornada con lazos y toda clase de complementos, no puede rechazar un beso. Ese beso solo puede significar un romance profundo o una larga amistad. Si nadie besaba a la chica, se casaría a lo largo del siguiente año. En algunas partes de Inglaterra, se quemaba el muérdago pasadas 12 noches, si no, los chicos y las chicas que se habían besado bajo él jamás se casarían.

origen

También en la Europa angloparlante se pone esta planta en los días navideños para traer prosperidad al hogar durante el año siguiente.

Y aunque el muérdago es muy usado en las tradiciones navideñas, también juega un papel fundamental en los ecosistemas, pues sirve de alimento de aves e insectos que comparten su hábitat. Al mismo tiempo, les sirve de abrigo y hogar para construir sus nidos y madrigueras.

Aquí algunos otros datos curiosos sobre el muérdago:

1. El muérdago lo encuentras en lugares templados o tropicales, específicamente Europa y algunas zonas de Asia meridional.

2. Existen 1,300 especies de muérdago en el mundo, ¿puedes creerlo?

3. Sus semillas son más bien pegajosas, cuando algún ave se posa sobre ella se queda adherido a su pico o a sus plumas y, una vez estas se posan en otro árbol, allí germina la simiente.

4. El muérdago de Navidad posee una sustancia llamada viscotoxina que es dañina para los humanos si se consume en grandes cantidades. En general, no se recomienda comer las bayas de esta planta. ¡Aguas!

5. Aunque es tóxico para las personas, las bayas del muérdago y sus hojas son un alimento insustituible para muchos mamíferos de los bosques donde dicha planta prolifera. Se sabe que son altamente ricas en proteínas y que son la base de la supervivencia de dichos animales en otoño e invierno, cuando escasea la mayoría de los alimentos.

6. En muchos lugares del mundo el muérdago es considerado una plaga ya que esta planta puede atrofiar el crecimiento de algunos árboles, incluso hacer que mueran. Su hábitat natural son los árboles de hoja caduca, por tanto, otras plantas pueden ser seriamente afectadas por su presencia.

Ya lo sabes, ahora cada vez que veas una rama de muérdago en estas fechas, no sólo sabrás la razón de por qué besas a tu pareja; sino que es también una fascinante planta de los bosques de nuestro planeta.

¡A dar besos y crear conciencia!