Seleccionar página

Bee Gees fue uno de los grupos más vendedores de la historia de la música, símbolo de una época y estilo que durante años ha sido desdeñado.

bee gees 3

Los hermanos Gibb, Barry, Robin y Maurice, estos dos últimos mellizos que nacieron el 22 de diciembre de 1949, eran originarios de la Isla de Man, uno de los seis países celtas. En 1958 emigraron con sus padres a Australia, y fue allí donde fundaron los Bee Gees, nombre procedente de la fonética de las iniciales de Brothers Gibbs.

Tras su primer gran éxito en Australia con el tema y el disco “Spicks And Specks” (1966), volvieron a Gran Bretaña en una época marcada por la explosión de los Beatles. Allí aumentaron la formación con el guitarrista Vince Melouney y el batería Colin Peterson, que desaparecieron del grupo en 1971.

Coronados comercialmente en la fiebre discotequera de la década de los setenta, los Bee Gees habían mostrado mucho antes un extraordinario talento para la creación pop, a veces barroca, otras psicodélica, pero siempre melódica, en canciones ensalzadas por sus armonías a tres voces y una elevada sensibilidad en el concepto compositivo.

El éxito bajo las bolas de espejos solapó sus mejores trabajos que se encuentran en la psicodélica época anterior. El álbum “Odessa” es una de sus grandes obras, comparable a los mejores momentos de los Beatles y de un planteamiento de pop experimental muy similar al “Sgt. Peppers” o el “Pet Sounds” de los Beach Boys.

Fue precisamente durante esa década cuando los Bee Gees se consagraron como uno de los grupos más influyentes de ese momento. En “Main Course” introdujeron su característico falsete, y en 1977 rompieron todos sus récords con la banda sonora de la película “Saturday Night Fever”, protagonizada por John Travolta, a la que pertenecen sencillos tan míticos como “Stayin’ Alive”, “How deep Is Your Love”, “Night Fever”, “More Than A Woman” o “If I Can’t Have You”, intepretado por Yvonne Elliman. Este álbum, obra maestra de la música disco, sería uno de los discos más vendidos de toda la historia de la música moderna.

La mezcla de baladas y música disco que hicieron furor en las discotecas de todo el mundo les ayudó a vender 35 millones de copias del álbum “Spirits Having Flown”, con hits como “Tragedy, Love You Inside Out” y “Too Much Heaven”, aunque al principio de la siguiente década los tres hermanos empezaron a experimentar el rechazo de la crítica y el olvido del público.

El nombre de los Bee Gees, que cosecharon récord de ventas de más de 200 millones de copias vendidas desde que alcanzaron la fama en la década de los sesenta, permaneció en activo con algunos discos y actuaciones, pero en 2003 quedó definitivamente disuelto con el fallecimiento de Maurice Gibb, quien contribuyó principalmente en las melodías, aunque también participó en letras de canciones y era conocido como “el tímido” por sus contribuciones “menores” al grupo. Su reputación como hombre honesto, sencillo y educado contrarrestaba el carácter más ambicioso de sus otros dos hermanos, que le acompañaron durante su vida.

Solo unos años después de la muerte de Maurice, Robin, que disputó en varias ocasiones con su hermano Barry el papel de vocalista, decidió reutilizar el nombre de la banda en 2009,  y ambos hicieron algunas presentaciones, pero un año después, se le diagnostica a Robin cáncer de colon y posteriormente, cáncer de hígado, enfermedades contra las que luchó por dos años hasta mayo de 2012 cuando fallece, cerrando así la historia de este grupo que dejó un gran legado musical permanente.