Seleccionar página

¿Alguna vez has sentido que más que su compañera eres la mamá de tu pareja? Sobreprotegerlo y hacerle todo le impedirá crecer y madurar, y a ti no te permitirá enfocarte en tu propio crecimiento. Los especialistas aseguran que se trata de una relación de codependencia en la cual la mujer “necesita ser necesitada”.

complejo wendy 1

Proteger a tu pareja es algo normal de cualquier relación, pero cuando esto se va al extremo y te sientes imprescindible para el correcto funcionamiento de su día, estás viviendo el síndrome de Wendy. Sí, la niña de Peter Pan que cuida a sus hermanos menores y a todos los niños en el País de Nunca Jamás, cumpliendo el rol de madre.

Es un problema mucho más común de lo que se podría pensar, pero no por eso adecuado. Puedes perder el horizonte de tus propias responsabilidades, por ocuparte de que tu pareja cumpla con las suyas. Aunque Wendy está presente también en hombres, es más frecuente verlo en mujeres.

Una persona que tiene este síndrome, tiende a relacionarse con quien tiene el complejo de Peter Pan, y no quiere crecer ni asumir obligaciones.

Algunas de las características de las mujeres que padecen este síndrome son que su perfeccionismo las lleva a sentir gran culpa cuando un aspecto no resulta como lo esperaban. Sienten que todas las responsabilidades están en sus manos y que tienen la misión de hacerse cargo de todo.

complejo wendy 5

Además, piensa que sus padres la han excluido, por tanto ella asumirá lo que considera un buen modelo paterno y lo pondrá en práctica con quien se deje cuidar; sin olvidar que sufre un profundo complejo de inferioridad con un marcado temor a ser abandonada y fuerte necesidad de sentirse imprescindible.

Las mujeres que padecen el complejo de Wendy son el perfecto prototipo de autosacrificio por otros, ya sea hijos, hermanos o pareja; se victimizan y luego se compadecen de ellas mismas para obtener la atención de los demás.

Algunos especialistas complementan este perfil y afirman que las mujeres con síndrome de Wendy disfrutan al tener control sobre la vida de su pareja. Al mismo tiempo, justifican la conducta de él mediante una imagen comprensiva, encubriendo con exceso de protección los defectos y debilidades de su compañero.

Por otro lado, es común que tenga codependencia de pareja, incluso al grado de desarrollar una conducta de autocompasión (que se aprecia con actitudes como “aunque me insultes, necesito que me digas que no puedes estar sin mí”). Si las cosas no resultan como ella quiere, se queja, insulta y amenaza, lo que muestra su gran inmadurez y complejo de inferioridad.

complejo wendy 4

La historia de “Peter Pan” y “Wendy”, según los especialistas, habla del estado de desamparo en el que ambos estaban al momento de conocerse, por lo que queda en evidencia que la falta de apoyo es el motor para el enamoramiento entre estos personajes.

En resumen, este comportamiento sugiere una visión distorsionada del rol materno, y así como se suele decir que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, detrás de cada “Wendy”, hay un “Peter Pan” con incapacidad para asumir responsabilidades adultas.

Si te identificas con el complejo de Wendy, cuida que la protección que brindas a tu media naranja no se extralimite, porque entonces correrás el riesgo de convertirte en su madre y no en su compañera, situación que sería un cheque al portador hacia el fracaso de la relación.