Seleccionar página

La muerte de John Lennon hace 36 años aún resuena como un momento decisivo para una generación y para la historia de la música.

john lennon 2

Para Lennon, los años setenta iban a ser de una enorme vitalidad. Por un lado, se convirtió en un activista del pacifismo y su talento como compositor y letrista siguió manifestándose en temas como “Give peace a chance”, “Power to the people” o “Some time in New York City”, pero su éxito indiscutible fue “Imagine”, un disco intensamente personal, que contenía la canción del mismo nombre, cuyo texto llegaría a ser todo un manifiesto pacifista en aquella década conflictiva.

En 1971, John Lennon y Yoko Ono se mudaron a Nueva York y el activismo continuó, siendo algo incómodo para la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, que inició una “contraofensiva estratégica” contra la propaganda pacifista de Lennon, embarcándose en un intento de cuatro años para intentar deportarlo y negándole la “Green card”, además de considerarlo un “extranjero indeseable”.

John desapareció totalmente de la circulación en 1975 y se dedicó a la vida familiar. Durante cinco años, sus comparecencias en público fueron escasas y extraordinarias. Parecía que ni una sola nota ni una palabra más iban a salir de su hasta entonces inquieto espíritu. Pero en 1980 el famoso beatle enclaustrado salió de su mutismo para grabar con Yoko el álbum titulado “Double Fantasy”. En él pregonaba su eterno amor por su esposa y su hijo con los simples y pegadizos estribillos de siempre.

john lennon 3

Ese mismo disco, fue el que un día de noviembre de 1980 traería consigo Mark David Chapman, un empleado de hospital de 25 años, proveniente de Honolulu, Hawaii, y que logró que Lennon se lo firmara, sin siquiera sospechar que ese “fanático” lo asesinaría un mes después.

Era un 8 de diciembre de 1980; el lunes transcurría como cualquiera en Nueva York. Luego de una mañana en la que se reunió con la fotógrafa Annie Leibovitz en su departamento para realizar una sesión fotográfica para la revista Rolling Stone, John Lennon dio la que fue su última entrevista al DJ de San Francisco, Dave Sholin, y alrededor de las cinco de la tarde, Lennon y Yoko Ono abandonaron su apartamento para mezclar la pista “Walking on Thin Ice”, en Record Plant Studio.

Mientras Lennon y Ono caminaban hacia su limusina, fueron rodeados por varios individuos que buscaban autógrafos; entre éstos, Chapman. Era común que los fanáticos esperaran afuera del edificio Dakota para ver al ex Beatle y obtener su autógrafo.

Lennon pasó varias horas en el estudio antes de regresar al edificio Dakota alrededor de las 11 de la noche. El música y cantante no quiso comer fuera para poder estar en casa a tiempo para dar las buenas noches a su hijo de cinco años, Sean, antes de que éste se durmiera, y porque al músico le agradaba complacer a los fans que habían esperado un largo tiempo para verlo fuera de su hogar con autógrafos o imágenes.

john lennon 5

John Lennon caminaba rumbo al interior del edificio Dakota cuando cinco balas asesinas de un adorador perturbado terminaron con su vida y lo convirtieron, si es que aún no lo era, en un dios de la modernidad.

En el exterior, el portero quitó la pistola de la mano a Chapman y a continuación, se quitó el abrigo y sombrero para prepararse ante la llegada de la policía para mostrar que no llevaba ningún tipo de arma oculta. El portero le gritó a Chapman “¿Te das cuenta de lo que has hecho?”, a lo cual con mucha calma respondió: “Sí, acabo de disparar a John Lennon”.

John Lennon tenía 40 años de edad cuando fue asesinado y fue llevado de urgencia al hospital Roosvelt, donde fue declarado muerto poco después de su arribo, mientras que Mark David Chapman, quien ahora tiene 60 años, continúa en prisión y se le ha negado libertad condicional ocho veces, la más reciente en agosto de 2014.

El cuerpo de Lennon fue incinerado y sus cenizas esparcidas en Central Park (Nueva York). Si bien no hubo un funeral, sí se le realizaron cientos de tributos en todo el mundo.

Hoy, a 36 años de distancia, su discurso pacifista sigue más vivo que nunca con llamamientos a actuar ante el problema de las armas, la violencia, los prejuicios y el terrorismo, aunque irónicamente, fueron algunos de estos problemas los que terminaron con su vida.