Seleccionar página

El ciclismo es una disciplina muy buena pero que requiere de cierta planificación del entrenamiento si queremos seguir mejorando.

ciclismo errores 2

Las grandes figuras tienen entrenamientos complicados y específicos, peroquienes empezamos a pedalear y queremos mejorar sin prisa y a un ritmo continuo, tenemos que evitar caer en los siguientes errores:

Hacer siempre la misma ruta

Es lo más cómodo, desde luego, pero a la larga lo más monótono y lo que hará que nos estanquemos pronto. El cuerpo se acostumbrará pronto a ese esfuerzo y no avanzará. Lo mejor es tener siempre un abanico de rutas: más largas, cortas, con cuestas, llanas, de ida y vuelta, en circuito. Salir con otra gente es la mejor manera de conocer rutas.

Intentar seguir al líder

Otro error muy frecuente es salir en grupo e intentar siempre seguir al más rápido. El cuerpo necesita adaptarse poco a poco a los esfuerzos, no puede salir siempre a dar todo. Salir a hacer rodajes poco exigentes pero constantes, también hará ganar mucho fondo y a la larga, es un pilar fundamental.

Salir sólo los domingos

Es el caso de mucha gente. Esto puede ser un problema. Para no perder la forma puede estar bien, pero para entrenar y obtener resultados es insuficiente. El cuerpo necesita esfuerzos continuos y repetidos a lo largo de la semana para ir mejorando. Si bajamos la guardia, el rendimiento también baja.

ciclismo errores 3

No hidratarse encima de la bici

Si la ruta va a ser corta, hay gente que prefiere no llevar agua y acabar con un poco de sed. Si tenemos sed quiere decir que estamos empezando a deshidratarnos y en estas condiciones es difícil rendir encima de la bicicleta, pues se desgasta en exceso al cuerpo y no podemos entrenar correctamente.

No hacer estiramientos ni antes ni después

Estirar antes es beneficioso para calentar los músculos y después para evitar que los músculos se acorten, sobre todo los músculos posteriores o isquiotibiales. El ciclismo es un deporte cíclico, donde el músculo se acostumbra a un tipo de contracción, siempre con un rango de movilidad muscular reducido, esto puede acortar nuestros isquiobitiales. Los estiramientos son imprescindibles, incluso sesiones específicas una vez a la semana.