Seleccionar página

El 25 de noviembre de 1915, Albert Einstein presentó en la Academia Prusiana de las Ciencias un estudio que sentaría las bases de la cosmología moderna y cambiaría para siempre nuestra forma de entender el tiempo y el espacio.

relatividad 4

Su Teoría de la Relatividad General reveló que el espacio y el tiempo están unidos en una trama flexible, curvada y deformada por la materia, y que la fuerza de la gravedad no es más que la materia deslizándose por las curvaturas del espacio-tiempo.

Los postulados de Einstein siguen siendo hoy en día uno de los mayores descubrimientos científicos de la humanidad: Energía sigue siendo igual a Masa por Velocidad al cuadrado (E=mc²), la ecuación más famosa de la historia.

Pero, ¿de qué trata toda esta teoría? Imagínate dos relojes muy precisos y en un principio sincronizados, uno al ras del suelo y otro en un satélite en órbita. Pasado un rato nos daremos cuenta de que el del suelo va más despacio porque la fuerza de la gravedad aquí es mayor; el tiempo se “deforma” en presencia de una gran concentración de masa.

relatividad 2

La Teoría de la Relatividad de Einstein se divide en dos: la Especial, que se publicó en 1905, y en la cual describe cómo se percibe el espacio y el tiempo en función de un sujeto observador no acelerado; y la General, que se dio a conocer el 25 de noviembre de 1915, diez años después, que incluye la gravedad y la une íntimamente al espacio y tiempo.

Con tan solo 26 años y cuando trabajaba en la oficina de patentes de Berna, Einstein publicó varios artículos fundamentales para la física con los que fue armando su Teoría de la Relatividad Especial. En esta, entre otras cosas, describe la ecuación E=mc², según la cual la masa es la energía del cuerpo en reposo (base de la bomba atómica) y la velocidad a la que va un objeto aumenta su energía.

Pero lo auténticamente revolucionario fue cuando Einstein entendió como ley fundamental que la velocidad de la luz es constante, casi 300 mil kilómetros por segundo; y se mida por donde se mida, nada en el Universo puede superarla.

relatividad 5

Teniendo en cuenta esta premisa, al tiempo y al espacio les pasan cosas diferentes cuando nos acercamos a la velocidad de la luz: el espacio se contrae y el tiempo pasa más despacio; con mayor velocidad se produce una especie de compresión del tiempo.

En términos más sencillos, si un astronauta hiciera un viaje por el espacio a una velocidad cercana a la de la luz, al regresar a la Tierra descubriría que su reloj no coincide con el de sus familiares que quedaron en la Tierra, pues el tiempo transcurrido sería menor, es decir, envejecería más lento.

Con Einstein, tiempo y espacio dejan de ser absolutos y pasan a depender del observador, algo que vino a reemplazar la Teoría de la Gravitación Universal de Isaac Newton, y unos años más tarde extendió los conceptos de su primera teoría para explicar la gravedad.

relatividad 3

En la Teoría General, el físico planteó que la gravedad viaja exactamente a la velocidad de la luz, un límite cósmico que nada ni nadie puede superar. Además, estableció que la gravedad está íntimamente unida al espacio y tiempo. De esta manera, el Sol curva el espacio-tiempo y atrae a los planetas que giran a su alrededor y el tiempo también se curva en presencia de masa (gravedad): el reloj del suelo va más despacio que el reloj a gran altura.

¿Y para qué sirven las ecuaciones de Einstein además de para explicar los apasionantes entresijos del Universo? Están en cosas más cercanas de lo que pensamos. Los estudios del célebre físico dieron alas a conceptos insólitos: viajes en el tiempo, agujeros negros, lentes gravitacionales, nuevos estados de la materia y universos en expansión, y también sirvieron de base para la fabricación de dispositivos tan comunes en nuestro día a día como los sistemas de posicionamiento y geolocalización (GPS).