Seleccionar página

A pesar de su aparente desapego, tu hijo adolescente espera mucho de tí, y necesita que le transmitas una serie de mensajes.

IS732-077

Es posible que la mayor parte de las conversaciones se reduzcan a regañarlo y criticarlo por su aspecto descuidado, por la hora de llegar a la casa, por las notas, por estar todo el día pegado al celular…

Cierto es que tenemos el deber de corregir pero, si nos descuidamos, nuestra relación puede reducirse a reproches y críticas.

A pesar de su aparente desapego, de su afán por ser independiente, tu hijo adolescente espera aún mucho de ti y necesita que le transmitas una serie de mensajes. Estas son las 5 cosas que todo adolescente necesita escuchar de sus padres:

1.- Que estás orgullo de él: Un adolescente necesita saber que sus padres están orgullosos de él, y no sólo cuando saca buenas notas o cuando gana el partido de fútbol, sino también cuando se esfuerza por conseguir un objetivo, aunque no lo logre; cuando toma sus propias decisiones; cuando lo intenta de nuevo a pesar de haber fallado, y cuando lucha por superarse.

Debes hacer ver a tu hijo que estás orgulloso de él o de ella, a pesar de todo, porque es tu hijo. Que le aceptas y apruebas como persona, aunque en ocasiones no apruebes su comportamiento. Muchos adolescentes de hoy en día no tienen la suerte de escuchar con frecuencia este mensaje.

2.- Que estás ahí para él: El segundo mensaje tiene que ver con la disponibilidad. Tu hijo necesita saber que estás disponible para cuando le haga falta, que siempre puede contar contigo. Aunque aparente que no te necesita, en los momentos difíciles requiere saber que cuenta contigo. Si no consigues transmitirle este mensaje buscará consejo y ayuda en otros lugares.

Debes estar disponible para cuando te necesite, lo que no es lo mismo que atosigarle con preguntas. La intimidad no se impone, se gana.

3.- Que estás interesado en comprenderle: Es frecuente que los adolescentes acusen a sus padres de no entenderles, de vivir en otra galaxia, de no enterarse de nada. A veces simplemente nuestro hijo está intentando manipularnos: confunde el comprender con el estar de acuerdo.

Debes procurar tomarte el tiempo necesario para intentar descubrir los motivos que hay detrás de las afirmaciones de tu hijo, y escucharle poniéndote “en sus zapatos” antes de formarte una opinión. Al menos tu hijo debe darse cuenta de que intentas comprenderle, respetando su personalidad, su peculiar forma de ser.

Esto se logra procurando estar al día en cuanto a las películas, canciones, famosos, deportes que le gustan; sabiendo ser flexible en lo que no es sustancial como la forma de vestir o el orden en su cuarto; dando importancia a cada hijo individualmente en cuanto a sus exámenes, salidas, amigos, diversiones; descubriendo al hijo callado, triste enfadado. Asimismo, es importante saber perdonar y darle una segunda oportunidad; tan importante como saber pedir perdón cuando sea necesario, no se pierde autoridad y se gana prestigio.

4.- Que confías en él: Si tu hijo sabe que le tienes confianza, le animarás a querer estar a la altura de ella. No obstante, esta confianza no implica que le permitamos hacer cosas para las que aún no está preparado o que le permitamos enfrentarse a situaciones en las que el grado de riesgo es más elevado que su nivel de madurez.

Debemos hacerle ver que esa confianza se irá desarrollando gradualmente a medida que él vaya adquiriendo más experiencia y nos vaya demostrando que es capaz de actuar de forma responsable.

5.- Que lo quieres: Cuando un adolescente no está seguro del cariño de sus padres, los demás mensajes no significan nada. Necesita que le digas que lo quieres y, sobre todo, que se lo demuestres.

Tomado del libro “Cómo resolver situaciones cotidianas de tus hijos adolescentes”, editorial Palabra, Madrid, 2.000.eo

Fuente: edufam.com