Seleccionar página

No solo de piernas y zancadas vive el corredor. Los brazos también ejercen su función en la técnica de carrera y un braceo correcto ayuda a la economía de la carrera y a realizar un correcto impulso en el corredor.

braceo running 2

Para que nos demos cuenta de la importancia de los brazos al correr, habría que intentar un día salir a correr cuesta arriba con los brazos agarrados a la espalda. Sin duda en ese momento echaremos mucho de menos el braceo.

Hay estudios que han demostrado que correr sin hacer el braceo gasta un cuatro por ciento más de energía que con un braceo correcto. En definitiva, influye en la economía de carrera y en la técnica más de lo que pensamos.

Un buen braceo consiste en:

– No pegar los codos al cuerpo: Esto hace que se pierda eficacia en el braceo. Los codos deben estar ligeramente separados del cuerpo.

– No elevar los brazos: Esta práctica solicita en exceso la musculatura de los hombros y la espalda para elevar los brazos, influyendo en la fatiga prematura del corredor y en posibles molestias musculares como contracturas.

braceo running 4

– Brazos relajados: Es la mejor pauta que puedes seguir. Debes notar como el braceo es natural y nada rígido, para que haga su función de equilibrio e impulso y no interfiera en mayor gasto energético o mala técnica.

– No apretar los puños: No nos damos cuenta pero muchas veces, sobre todo haciendo series o corriendo con intensidad, tendemos a apretar los puños. Las manos, al igual que el resto de los brazos, deben de estar relajadas e ir más o menos sueltas.

– La abertura del codo es de 90 grados: Este ángulo se cierra ligeramente cuando el brazo oscila hacia arriba y se abre un poco al oscilar abajo. También hay errores comunes al flexionar en exceso del codo o llevarlo demasiado abierto, algo que también afecta a la técnica y la economía de carrera.

– ¿Hasta dónde subir y bajar?: Aunque esto puede variar dependiendo de la velocidad de carrera, podemos establecer como norma general que al subir, la mano se queda a la altura del pectoral y, al bajar, la mano queda a la altura de las cadera, más hacia la zona posterior.

braceo running 3

– El braceo no debe sobrepasar la línea media del cuerpo: Al bracear hacia arriba, el brazo tiende a ir hacia dentro, pero en ningún momento debe sobrepasar la línea media. Si se sobrepasa esta línea, aparecerán movimientos “raros” para compensar en nuestra columna.

– El antebrazo es el verdadero motor del braceo: No intentes bracear tirando de hombros y pectoral, es el antebrazo el que debe de hacer de fuerza propulsora del brazo. Esto tiene mucho que ver con la sensación de ir encogidos al bracear, esto puede indicar que tiramos mucho de hombros.

– Un tren superior fuerte ayuda a un braceo más eficaz: Si la parte superior del corredor es fuerte porque se trabaja en el gimnasio, el braceo va a ser más eficaz. De nuevo vemos cómo trabajar la fuerza en el corredor es fundamental.