Seleccionar página

Hay muchas cosas que los hombres jamás admitirán, sea para no tener problemas en la pareja, para proteger su masculinidad o para salirse con la suya. Muchas de ellas pueden poner los pelos de punta de las mujeres, pero ¿cuáles son éstas?

hombre viendo a otra mujer

– Mirar a otras mujeres: Los hombres jamás admitirán abiertamente que voltean a ver a otras mujeres que no son su pareja, simplemente para evitar que “arda Troya”, pero la realidad es que aunque estén a dieta, eso no les impide ver el menú.

– Olvidar fechas importantes: Realmente, no es el fuerte ni es la naturaleza de los hombres tener presente las fechas que las mujeres consideramos ocasiones especiales como aniversarios o cumpleaños.

– No escuchan: Cuando se está hablando con un hombre, de preferencia hay que ser “breve, precisa y concisa”, pues la mayoría de las veces, las mujeres somos de contar las cosas con lujo de detalle y mucha emoción, lo que puede hacer que el hombre empiece a pensar en otras cosas o divagar en vez de prestar atención a lo que se está conversando.

– Hablar de mujeres en las reuniones de amigos: Quizá por la cultura que tenemos, los hombres no hablan de intimidades con la pareja; sin embargo, en las reuniones del “Club de Toby”, en ocasiones platican de ello, dependiendo de la cercanía y confianza que haya con los presentes.

– Dormir frente al televisor: Aunque veamos al hombre con los ojos cerrados frente al televisor, por ningún motivo, razón o circunstancia se nos ocurra cambiar de canal. No hay que dar por sentado que están dormidos porque en realidad no lo están… según su concepto de dormir.

– No les gusta ayudar con el quehacer: Muchos hombres le tienen cierta fobia a los quehaceres del hogar. La verdad, sí nos puede enojar que no ayuden, pero para ellos, el levantar su plato y llevarlo al fregadero de la cocina, ya es una ayuda.

– No siempre son expertos en “cosas de hombres”: No todos los hombres son buenos para instalar focos, usar el taladro, cambiar una llanta, pero esto nunca lo admitirán porque de lo que sí están seguros, es que todas estas tareas son exclusivas del sexo masculino.