Seleccionar página

El profesionalismo es una cualidad que debes cultivar; éste te permitirá ascender en el mundo laboral y te ayudará a disfrutar del éxito en este ámbito.

poco profesional 1

De seguro muchas veces has escuchado que una de las claves para ser un buen empleado, eficiente y valioso para la organización es ser un trabajador profesional, pero ¿exactamente cómo se comportan los empleados de este tipo? ¿Qué hace que uno sea considerado profesional y qué otro sea catalogado como alguien no apto para laborar en la empresa?

Procrastinación

Eso de aplazar todo hasta último momento debe llegar a su fin. Y es que procrastinar tus responsabilidades te hará quedar como una persona inmadura y carente de experiencia. Así que, ¡manos a la obra!

Uso de muletillas

En el afán de eludir el incómodo silencio que ocurre cuando no sabes qué decir, apelas a la muletilla, pero será mejor que la destierres de tu vocabulario. Estas no solo te degradan como profesional, sino que le transmitirán a tu entorno una sensación de inseguridad.

Una puntuación inadecuada

El modo en el que escribes también es muy importante. Así que ni se te ocurra usar emoticones en tus mails de trabajo. No te olvides de las mayúsculas y no abuses de los puntos suspensivos.

poco profesional 3

Escribir correos eternos

Cuando tengas que redactar un mail, no escribas una novela. Procura ser concreto y transmitir la idea más importante en las dos primeras líneas. En estos casos, ser conciso es una virtud muy valiosa. Menos es más.

Hablar de forma monótona

¿Tienes que dar una presentación? Entonces, no hables de forma monótona. Usa tu lenguaje corporal y haz contacto visual con tus interlocutores. Esta actitud te ayudará a transmitir tu mensaje de una forma más convincente.

Llegar tarde

El tiempo es nuestra posesión más preciada y puede convertirse en un gran aliado a la hora de construir una imagen profesional. Por tanto, sé puntual. Esta es una de las mejores maneras de demostrar interés y compromiso con tu trabajo.