Seleccionar página

En mayor o menor medida, los seres humanos le tenemos pánico al cambio, aun siendo éste una constante desde el momento que nacemos.

miedo cambio 4

Cuando nuestra madre deja de darnos pecho nos sentimos desprotegidos; cuando alguien que amamos se aleja nos deja con una sensación de abandono; los cambios de casa, empleo y amistades pueden dejarnos confusos, por ende sentir algo de temor es natural.

Deshacernos de nuestras expectativas respecto a la vida y del miedo que finalmente existe sólo en nuestra cabeza es el camino seguro para vivir en paz y más felices con las diferentes circunstancias que se nos vayan presentando en el camino.

Así que la única forma de superarlo es cambiar nuestra forma de pensar y de actuar. Esa es la principal diferencia entre los que consiguen lo que quieren o al menos, lo intentan, y los que no hacen nada.

Por supuesto, cambiar la percepción de las situaciones no es tan fácil, pero por qué no empezar a ver las cosas con otra perspectiva:

miedo cambio 3

Toma de decisiones

En lugar de estresarte y obsesionarte con la decisión perfecta, por qué no te planteas que tomes la decisión que tomes, será buena, porque eres capaz de conseguir el éxito con el resultado final. Al fin y al cabo todos nos adaptamos a todo, y en muchos casos, puedes cambiar de opinión. Lo que haces es asumir la total responsabilidad de tu vida y aceptar que las cosas están en tu mano y saldrán bien.

Vivir en el presente

No dejes que el pasado distorsione tu visión del presente. Es tan cierto que muchas veces vivimos en el pasado, recordando malas experiencias, traumas o miedos, y que eso hace que veas el presente con otros ojos. Así que céntrate en el presente, en la persona que eres ahora, no en lo que fuiste o hiciste antes. De igual manera, no dejes que el futuro te preocupe demasiado, porque no tienes una bola de cristal y no sabes qué va a pasar.

miedo cambio 2

Deja de esperar que algo o alguien te salve

Muchas personas viven esperando que un día pase algo o alguien que les cambiará la vida para mejorar, y mientras esperan ese día, desperdician el presente. Deja de pensar que van a venir a rescatarte y empieza a encargarte tú de tu vida. Poner tu vida en manos de un algo o alguien no es una buena idea y mucho menos si ni siquiera sabes si algún día va a llegar.

Acepta el fracaso y los errores como parte de la vida

Considéralos un paso más hacia la consecución de tus objetivos. No es tan difícil como parece, de todo se aprende, y aunque es algo muy dicho, es la verdad.