Seleccionar página

Cambiar de aires siempre refrescará las carreras de los profesionales, darle un giro al modo de vida y a la rutina se puede conseguir si le apuestas a moverte de ciudad, estado o país para comenzar una nueva vida laboral.

conseguir casa 1

Decidir nunca es fácil. Es una de esas tareas complicadas que requieren listas de ventajas y desventajas, de las causas y las consecuencias, de los cambios que habrá que adoptar y las cosas que hemos de enfrentar. Por supuesto, se trata de una cuestión más mental que real porque nunca sabemos qué pasará realmente.

Una vez que has tomado la decisión de cambiar de ciudad, lo más recomendable es viajar para explorar el nuevo terreno. Lo ideal es ubicar “casa-trabajo-escuela” en la misma zona pero de no ser posible, lo más recomendable es definir hasta qué punto estás dispuesto a sacrificar en cuestión de tiempos de desplazamiento.

Es un error común tratar de conocer la ciudad y encontrar casa en un mismo día. Esto impide conocer a fondo la zona y estudiar la oferta inmobiliaria. Si no conoces la nueva ciudad o tienes poco tiempo para decidir dónde vivirás, lo ideal es recurrir a los servicios de un experto en reubicación de familias, ya que además de mostrarte propiedades, también te orientará sobre las zonas que mejor se adapten a tus necesidades.

La ventaja de comenzar de cero es la posibilidad de buscar lo que realmente se adapte a tus necesidades. Escribe una lista con todo lo que quieres que cumpla: precio, estilo, metros construidos, número de habitaciones; y también de lo que no estarías dispuesto a aceptar como lejanía de tu trabajo o antigüedad de las instalaciones.

conseguir casa 3

Crea también un rubro intermedio sobre lo que estarías dispuesto a ceder. Ten esta lista a la mano durante tu búsqueda y compártela con quien te asesore, así facilitarás su trabajo y obtendrás mayor provecho de los viajes de reconocimiento. Quien mejor que ellos que conocen mejor que nadie las colonias y el tipo de propiedades que en ellas se venden.

Si ya encontraste el sitio ideal, te recomendamos que, en la medida de lo posible, puedas hacer uso de tu nueva casa al menos una semana antes de tener que dejar la actual, de esa manera tendrás oportunidad de hacer libremente trabajos de remodelación o personalización. Por ejemplo, si quieres pintar o poner o quitar algún tipo de piso o alfombra, lo podrás hacer sin problemas antes de que lleguen los muebles.

Tu casa es el eje de adaptación a tu nueva ciudad y el lugar donde desarrollarás un sentido de pertenencia, elegirla de acuerdo a tu gusto, necesidades y presupuesto es clave para iniciar con el pie derecho la aventura del cambio de ciudad.