Seleccionar página

Los abdominales son una de las partes de nuestro cuerpo más sujetas a los cambios de peso y fluctuaciones de nuestra dieta. Es por eso que, a la hora de perder peso, es uno de los primeros objetivos.

abdominales 35

Pocas veces nos damos cuenta de lo complejo que es perder esa antiestética “llantita” y optamos por hacer dietas muy restrictivas o matarnos haciendo abdominales, pero ni lo uno ni lo otro funcionan, si no se hacen las dos cosas al mismo tiempo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que nuestro cuerpo es un todo y hacer abdominales no reduce por sí solo la grasa sobrante del abdomen. La clave está en combinarlo con una dieta adecuada, un descanso suficiente y los ejercicios correctos.

Ejercicio cardiovascular

Tres o cuatro veces por semana, una sesión de ejercicio cardiovascular como bicicleta, elíptica, spinning o natación, viene bien para quemar el tejido adiposo sobrante.

dieta saludable 1

Reducir las grasas trans y el azúcar

No nos cansamos de decirlo: fritos, snacks, productos azucarados, son venenos que alimentan la zona abdominal. No decimos que los retires completamente de tu dieta, pero sí que los comas lo menos posible.

Beber más agua

Uno de los mayores fallos en nuestra dieta es no beber la suficiente agua para depurar e hidratar nuestro cuerpo. Los dos litros de agua al día son perfectamente válidos y además no necesitamos ningún líquido extra. Ni jugos, ni bebidas energéticas, ni refrescos. Simplemente agua y tu cuerpo lo agradecerá.

Correcto descanso 

Ya no sólo es que duermas tus recomendadas ocho horas diarias, sino que le des el suficiente descanso a tu cuerpo para que se recupere. Los abdominales son un músculo de rápida recuperación, pero aun así no debes ejercitarlo dos días seguidos.

crunch inverso

Ejercicios abdominales 

Olvídate de ejercitar tus abdominales todos los días. Con tres veces por semana, de 15 a 20 minutos al día, es más que suficiente. Además, para llegar al éxito debes afrontar la realidad; si sólo haces los típicos “crunches”, estás abocado al fracaso. Tus abdominales tienen varios frentes y tienes que atacarlos con cruce alterno de los pies, elevación de las piernas en cuatro tiempos, toque de los tobillos con las manos o “crunches” inversos, por ejemplo.