Seleccionar página

A veces tenemos la impresión de que hay personas que han nacido con la extraña habilidad de ser conflictivas con el mundo y las personas que les rodean.

empleados conflictivos 3

Las relaciones sociales son, de por sí, complicadas y en el trabajo aún más, ya que debemos compartir jornadas laborales extensas con personas que no elegimos estar y que pueden ser irritables, tener malos modos, quejarse todo el tiempo y ser conflictivas.

Cada vez más, el ambiente de trabajo empieza a ser una variable significativa a tener en cuenta, no sólo en términos de rendimiento o productividad, sino también como factor influyente en el grado de satisfacción. Y es que el clima laboral, cuando es sano, se convierte en un sueldo emocional tan válido como el económico.

Abordar un conflicto con un trabajador de este tipo no siempre es fácil, sobre todo porque es posible que ese mismo empleado posea habilidades y competencias que valoramos, por lo que elaboramos una lista de cinco pasos a seguir para que el “trago sea menos amargo”:

No ignorar el problema

El hecho de que nuestro empleado proporcione valor a nuestra empresa y que tenga muchos puntos a su favor, no implica que no tengamos que lidiar con él si presenta aspectos problemáticos. Muchos esperan que tarde o temprano los problemas desaparezcan por sí solos, de forma que las personas problemáticas dejarán de serlo como por arte de magia.

empleados conflictivos 2

Intervenir lo antes posible

Es importante intervenir en cuanto un comportamiento negativo se hace evidente. Muchas veces, la persona problemática no es consciente de su actitud ni mucho menos que esto afecta a otras personas, por lo que los superiores deben asumir su responsabilidad y deben ser capaces de obtener información de sus empleados para discernir cuál es el alcance real del problema, para después de forma personal, observar cómo se comporta con compañeros, clientes, etc.

Abordar el problema

Con toda la información en nuestras manos, llega el momento de abordar el problema personalmente. La forma más sencilla de lidiar con esta situación es convocar al trabajador conflictivo a una reunión privada y con calma, tratar el asunto. Muy probablemente el trabajador niegue los hechos, o interrumpa afirmando que lo que se dice no es enteramente cierto.

Ayudar a corregir el problema

Si el trabajador acepta y entiende que existen comportamientos negativos por su parte, se le puede ayudar con un trabajo de coaching para corregir los puntos conflictivos.

empleados conflictivos 4

Cuando todo falla

Si nuestro empleado sigue mostrando un comportamiento que juzgamos inaceptable y se niega a cambiar de hábitos, se puede plantear un ultimátum. Si tras este período no se producen cambios sustanciales, lo más sensato es terminar la relación laboral.

Cambiar la actitud de un trabajador problemático no es algo que pueda conseguirse de la noche a la mañana. Adquirir nuevos hábitos es un proceso que requiere su tiempo, además de un apoyo constante por parte de la organización que está interesada en seguir contando con los servicios de una persona que en otras áreas es competente y eficaz.