Seleccionar página

¿Qué niño no ha hecho una rabieta? La mayoría. Como padres seguramente hemos presenciado varias rabietas de nuestro hijo en público y mientras lo veíamos patalear y llorar pensábamos: “ojalá existiera un control remoto para poner mute”.

rabietas 1

Las rabietas no siempre se dan por causa de un capricho incumplido. Son una forma que tienen los niños de expresar un desagrado o malestar, puede ser mediante gritos, llantos o incluso, vómitos.

Para enseñarle a nuestro hijo a controlar sus emociones y dejar de pasar vergüenza en público, tenemos que conocer estas tres técnicas para desactivar las rabietas:

No hagamos rabietas

Gritarle al niño que se calle o que se levante del suelo solo empeorará la situación. En este momento es probable que el niño se encuentre demasiado frustrado y enojado como para entender, así que no nos unamos a él. Hay que respirar profundo e intentar identificar las emociones del niño: hay algo que no está sabiendo bien cómo expresar y la rabieta es su modo de liberación.

Encontrar el motivo del berrinche

Debemos hallar la razón por la cual el niño ha comenzado una rabieta. Pensemos si tiene hambre, si su temperatura está normal o si algo irregular le está sucediendo. Cuando conozcamos la razón por la cual se comporta mal, podremos desarrollar un plan para evitar una rabieta en el futuro.

rabietas 2

Mantener la calma

Si nuestro hijo no presenta fiebre o algún malestar y solo llora por capricho, no debemos perder la cabeza mientras grita desconsoladamente. Es una situación muy frustrante pero de esta manera entenderá que no es la mejor forma de comunicarse y cesará el llanto.

Si las rabietas surgen por algún malestar que está padeciendo el pequeño, es importante llevarlo inmediatamente al médico. Si su salud está bien, es probable que tenga rabietas para manipular a sus padres y así conseguir lo que desea.

Cuando el niño se haya estabilizado, debemos explicarle que manipular no es el camino correcto para conseguir lo que desee, que hay otras formas de expresar las emociones y los deseos.