Seleccionar página

Es común que en nuestra casa haya tantas cosas que ya no sirven y que no somos capaces de deshacernos de ellas. Siempre llegan a la mente las mismas reflexiones: ¿Qué tal si un día lo necesito? Pero me lo regaló fulanito… 

acumuladores 3

Con esta cultura del ahorro y del reciclaje nos hemos vuelto un poco imprácticos en estar guardando cosas que probablemente nos sirvan después.

Se nos olvida que nuestra casa tiene un espacio limitado para que vivamos las personas y no es una bodega de cosas que ya tienen dos años guardadas y que probablemente nunca utilizaremos por muy buen estado en que se encuentren o por mucho que les tengamos cariño.

Empecemos por conocer cuáles son las opciones para no vivir en medio de un caos: deshacerte de algunas cosas que ya no utilizas o son inservibles, mejorar tus métodos de almacenar, comprar más estantes, hacer nuevos clósets o de plano mudarte a una casa más grande.

Seguramente habrás optado por la primera opción, que es la más sensata para poner orden en tu hogar. Así que debes aprender a deshacerte de cosas que nunca usarás, es la forma más efectiva de evitar los grandes amontonamientos y aprovechar mejor el espacio. Para ello, sigue estos consejos:

acumuladores 1

– Ármate de valor para tomar la decisión: Selecciona qué vas a tirar y qué no. No lo pienses mucho porque finalmente te quedarás con todo; sé objetivo. Pregúntate si lo necesitarás realmente algún día, si te está costando conservar cosas, si será más fácil la limpieza si te deshaces de eso, etc.

– Comparte: Hay cosas en buen estado que puedes compartir con amistades o incluso, donarlas.

– Aguántate: Se entiende que ha de doler deshacerte de cosas que te traen recuerdos positivos; pero antes de tomar la decisión de tirar cosas, ¿te acordabas que tenías eso guardado? Vivías tu vida normal sin siquiera tener contacto con esas pertenencias tan emotivas. Considéralo y toma la decisión.

– Establece límites: Si tienes la costumbre de almacenar bolsas de plástico, cartones y cosas que sabes que sí utilizas eventualmente, entonces lo que conviene es que establezcas límites. Almacena solo un volumen de bolsas de plástico, con que guardes unas 20 será suficiente. Lo mismo con los recipientes plásticos, con que guardes unos tres recipientes será suficiente para que te saquen de apuros.

acumuladores 2

– Asigna un tiempo de vida: Si no estás seguro de guardar o no algo que utilizaste, por ejemplo, materiales que usaste para confeccionar una prenda, entonces dale un tiempo de vida. Asigna seis meses o un año, lo que tú quieras; pero establece un límite de tiempo para permanecer en tu casa.

– Respeta las pertenencias de los demás: Nunca tires las cosas de los demás miembros de tu familia sin su consentimiento; quizá tengas razón en tirarlo, pero debemos respetar a los demás. Ya después encontrarás la manera de justificar y convencer de hacer una limpia.