Seleccionar página

La crisis económica se está convirtiendo en uno de los grandes venenos para las parejas, desequilibrando una estabilidad alcanzada gracias a una buena posición económica que impulsa parte de los proyectos de cualquier relación.

pareja desempleo 2

A ello le sumamos el factor psicológico y emocional del integrante despedido, cuyo sufrimiento te contagiará de un modo u otro. Sin embargo, quizás no esté todo perdido y puedas obtener grandes ideas tras saber la respuesta a esta usual pregunta: ¿cómo actuar si mi pareja está desempleada?

Lo que NO hay que decir

Todo parece ir bien: dos empleos, un hogar, pequeños proyectos a realizar y, en el caso de algunos, hijos a los que sustentar. El problema llega cuando tu pareja llega un día a casa y, tras muchos días de posible tensión reprimida, te comunica que ha sido despedida.

Sea cual sea la situación, el problema de la falta del dinero tras ser despedido o rechazado por muchos empleos se traduce en una rabia e impotencia que se debe paliar a tiempo para que no se convierta en un mal mayor. Porque tras el golpe, vienen otros problemas derivados: incapacidad para pagar la hipoteca, para tener algo de ocio, pedir préstamos a familiares o amigos y un largo etcétera de situaciones indeseables que pueden hundir aún más a la pareja si el timón no es movido con firmeza y en una sola dirección.

En primer lugar, se deben olvidar las típicas frases esperanzadoras tipo “todo saldrá bien” o “no te preocupes” y dejarlas para más tarde. Está comprobado que cuando alguien acaba de recibir una mala noticia y está enojado por ello, no busca consuelo, sino empatía, ver que esa otra persona trata de ponerse en la piel y compartir el dolor maldiciendo a ese jefe o dándote la razón. Eso crea una mayor fortaleza en lugar de la impotencia que supone en ese momento cualquier frase conciliadora. Una vez compartida esta situación, será el momento de dejar atrás la negatividad y centrarse en una solución en la que, por supuesto, se necesita la colaboración entre los dos integrantes.

pareja desempleo 3

Cómo apoyar al otro

Si la situación laboral aún marcha bien, hay que centrarse primero en ver qué puede hacer la pareja desempleada a corto plazo: contactos, cartas de motivación a la competencia, prestaciones de desempleo, etc. Comprobar la economía familiar será otro factor a la hora de acelerar las prioridades.

El apoyo siempre será importante, pero también hay que permitir un espacio para saborear pequeños triunfos o momentos de relajación, pues si no sucede así, ambas partes se verán arrastradas a una espiral de frustración. Se vale que en los primeros días haya un duelo, pero pasado un tiempo lo ideal es que comience la búsqueda de empleo y, posteriormente, pasar a una planificación económica ante la que habrá que tomar medidas si la pareja no ha encontrado trabajo.

Durante todo el proceso, hay que procurar estar a su lado, motivarle a encontrar algo mejor y convencerle de que “todo pasa por algo” y que posiblemente esta sea la oportunidad para retomar otras actividades, centrarse en trabajar en algo que realmente le gusta, impulsar esas dotes artísticas que siempre dejó a un lado; sin perder la motivación por seguir buscando empleo.

Lo que no se puede permitir es que el desempleado entre en una espiral de acomodamiento y tristeza, que su negatividad le impida abandonar el rencor y seguir hacia adelante.