Seleccionar página

Si tienes un perro, seguro que deseas consentirlo y darle todo para que viva feliz y permanezca muchos años tu lado. Sin embargo, algunas situaciones podrían estar haciéndolo infeliz sin darte cuenta; checa los hábitos que tu mascota detesta.

sad dog

1.- No jugar con él: Hay quienes no le dan importancia al tiempo de juego que diariamente necesitan los perros. Piensan que alimentarlos o apapacharlos justo antes de dormir es más que suficiente. Pero esto no es así, una sesión de 10 o 20 minutos de juego al día es necesaria y benéfica para eliminar el estrés que tu mascota acumula a lo largo del día.

2.- Que les des palmaditas en la cabeza: Muchos humanos creen que a los perros les gusta que les den esos golpecitos. La verdad es que si bien hay muchos perros dispuestos a aguantar esto, si es alguien a quien conocen y en quien confían, la mayoría de los perros no lo disfrutan.

3.- No sacarlo a pasear: Tu perro adora estar echado contigo en el sofá, pero debes tomar en cuenta que fueron hechos para caminar. Piensa en las distancias que recorren los lobos o los perros salvajes día con día, y por ello es muy importante que aunque tu perro sea pequeño, grande, joven o viejo, salga a pasear todos los días.

4.- Interactuar con animales o personas que no les agradan: Muchos dueños de perros fracasan en leer las señales que sus perros les envían. Es común que dueños demasiado entusiastas presionen a sus perros a situaciones sociales en parques de perros en las que estos preferirían irse a casa. O que permitan a desconocidos acariciar a su perro a pesar de que éste muestra claras señales de sentirse incómodo.

5.- Salir a caminar sin la oportunidad de olfatear: Definitivamente es importante que tu perro sepa cómo caminar de forma obediente con su correa. Sin embargo, también es importante permitirle tener algo de tiempo para explorar sus alrededores mientras pasea. Los perros ven con sus narices y le dan tanta importancia a su sentido del olfato como los humanos se lo damos al de la vista para interpretar el mundo que nos rodea.

6.- Educarlo con rudeza: Si aún crees que a los perros se les educa a base de regaños, gritos y castigos estás equivocado, pues así sólo los vuelves infelices. La solución:  el reforzamiento o entrenamiento positivo.

7.- Consentirlo demasiado: Dejar que haga lo que quiera sin ponerle límites, que sea agresivo con otros perros o personas, darle de comer cosas que lo dañan o disfrazarlo como si fuera persona, son actitudes que te hacen un dueño irresponsable pero, sobre todo, con las que haces infeliz a tu perro. Debes establecer límites, ya que tu perro necesita una guía.

8.- Abrazarlo fuertemente: Aunque esto varía de perro a perro, la mayoría lo detesta. Aprenden a tolerarlo porque se dan cuenta de que a nosotros nos hace muy felices, pero la realidad es que ellos no la pasan bien, pues se sienten atrapados y sometidos.

(Fuente: Instituto Perro)