Seleccionar página

Si eres de las personas que suelen tronarse los dedos para sentir de cierta forma descanso o porque ya lo convertiste en un hábito, entonces este artículo es para ti, ya que te diremos lo que pasa realmente cada vez que truenas tus articulaciones.

manos

Para empezar, el ruido que se produce cuando te truenas los dedos se debe a que aumenta el espacio entre las articulaciones al disolverse el líquido sinovial que las cubre y el cual se convierte en burbujas de gas que se revientan por el líquido que se apresura a llenar el espacio ampliado.

Una vez que las articulaciones se agrietan no pueden estirarse de nuevo durante unos 15 minutos, pues el líquido cubre el espacio y no hay lugar para que se formen las burbujas, después de ese tiempo se puede hacer.

“El agrietamiento de los nudillos repetidamente a lo largo de muchas décadas podría, en teoría, dañar al cartílago que cubre la articulación. Las comparaciones incluso se han hecho con el desgaste mecánico y desgaste acumulado con el tiempo en las hélices de barco”, afirma la experta Claudia Hammond.

Por otro lado, si te preocupa pensar que te puede dar artritis por tronar tus dedos, puedes estar tranquilo.

Donald Unger, un médico obsesionado con los mitos que existen sobre este fenómeno, recorrió durante 60 años parte de los EUA recaudando información sobre personas que truenan sus nudillos, y midió su evolución a lo largo de todo ese tiempo. Y el resultado de esta extensa investigación, que hizo de forma casera y sin ningún tipo de financiación ajena a él o su esposa, fue que no hay relación entre el tronarse los nudillos y la artritis en los dedos.

Si bien a Unger se le recriminó la falta de rigurosidad científica en su investigación, el sitio Vox recuerda que las conclusiones del médico no difieren de un estudio presentado en 2010 y que, sobre 215 casos, también aseguraba que no hay ninguna correlación entre este hábito y la artritis.

Claro que, como en todo, los excesos son malos, así que si puedes ir dejando ese hábito de a poco, tu cuerpo te lo agradecerá.