Seleccionar página

Cumplir treinta años es un momento importante en la vida. Para bien o para mal, cumplir dicha edad es llegar a un momento de la vida en donde se hace un recuento de lo conseguido y lo que falta por alcanzar.

cumplir 30

A diferencia de los veinte, donde sentimos que tenemos todo el tiempo y el mundo por delante, a esta edad sentimos que el tiempo es para consolidar lo logrado o corregir el rumbo, y en muchas ocasiones se deben tomar decisiones que tienen más que ver con la parte financiera para lograr una mejor posición y un futuro asegurado.

Invierte en tu educación

Si ya terminaste tus estudios, este es el mejor momento para invertir un poco de tiempo y dinero en un posgrado o especialización. Esto te abrirá muchas puertas y te asegurará un mejor puesto laboral.

Asegura tu retiro

Depende en donde vivas, el plan para la jubilación es diferente. Pero si estás llegando a los treinta y aún no tienes aportes, es momento de pensar seriamente en comenzar, para que cuando llegues a la edad correspondiente tengas un buen retiro.

Establece un presupuesto

Es hora de dejar de gastar el dinero a lo tonto y tomar responsabilidades. Si ya lo haces, perfecto, pues establecer un presupuesto para todos los meses que contemple los gastos fijos y algunos imprevistos es lo mejor para manejarte con tu sueldo y hasta ahorrar un poco.

comprar casa

Fondo de emergencia

Uno nunca sabe lo que puede pasar. Desde un desastre natural que estropee tu casa hasta que te quedes sin empleo por unos meses. Una buena recomendación es que comiences a separar dinero para un fondo de emergencias, que esté allí siempre dispuesto para cuando verdaderamente lo necesites.

Diferencia entre deuda buena y deuda mala

¿Qué es esto? Es fácil, se trata de que puedas diferenciar y tomar buenas decisiones al momento de endeudarte con algo. Una deuda buena, por ejemplo, sería un préstamo para comprar una vivienda fija o para estudiar, mientras que una deuda mala sería la que tomas para cambiar el auto del que ni siquiera puedas absorber los gastos de mantenimiento o para hacer un viaje costoso que con tus ahorros no puedes pagar.

Seguro de vida o invalidez

Si hasta ahora sólo te has preocupado por tu seguro del auto, moto o de tu celular, es momento de pensar en tu salud y en tu futuro. Si tienes pensado tener hijos o ya los tienes, tu salud y capacidad para el trabajo deben ser protegidas, pues si algo te sucede, tus hijos podrían sufrir las consecuencias. Por eso, lo mejor sería que te tomes unos momentos para revisar el seguro de vida que te proporciona tu empleo, si lo tienes, y averiguar si te cubre por invalidez. En el caso que no lo tengas, tramitar uno no cuesta tanto.