Seleccionar página

Encontrar el primer empleo es un gran reto para la mayoría de las personas. No siempre nuestra formación académica nos prepara para redactar un buen currículo y la mayoría de las veces aprendemos sobre el proceso de reclutamiento hasta que lo vivimos.

primer empleo

Enfrentar una entrevista y responder preguntas como: ¿Cuál es tu mayor defecto? ¿Cómo te ves en 5 años? ¿Por qué debemos contratarte? no es fácil. Sin embargo, podemos evitar muchos tropiezos si invertimos tiempo en investigar y planear una estrategia de búsqueda. Sigue estos consejos y encuentra trabajo.

1. El trabajo está en Internet.

Las empresas están concentrando la mayoría de sus esfuerzos de contratación en la red y esta tendencia es muy ventajosa para los candidatos, ya que permite acceder a vacantes diarias y postularse de manera inmediata a través de bolsas de trabajo en línea. La mayoría de estos servicios son gratuitos y te permiten subir tu currículum para que los reclutadores lo encuentren. Si todavía no conoces cómo funcionan estos espacios es momento de aprender.

2. Debes enfocar tu búsqueda.

Si quieres obtener resultados es necesario saber qué tipo de empleo buscas, qué área te interesa y qué competencias y habilidades tienes para lograrlo. Cuando un candidato inicia su búsqueda pensando en trabajar ‘de lo que sea’ pierde de vista la importancia de personalizar su currículum. Buscar empleo no es levantar la mano para ver quién te contrata, es investigar qué demanda el mercado y cuál área se ajusta tu perfil.

3. Buscar empleo es venderse.

La oferta de trabajo actual es insuficiente para millones de personas que buscan empleo, por ello encontrar uno significa competir. Para competir es necesario conocer nuestras habilidades y mostrarle al reclutador porqué somos candidatos de valor a través de un buen currículum y una buena entrevista. Venderse no es mentir, venderse es comunicar de manera efectiva por qué nuestro trabajo tiene calidad y qué beneficios obtendrá la empresa si nos contrata.

4. El currículum importa… ¡y mucho!

El currículum sigue siendo el documento más importante del proceso de búsqueda de empleo. En ocasiones empezamos a buscar vacantes sin haber dedicado un tiempo a actualizar nuestra información, esta es una razón de peso por la que no obtenemos entrevistas.

5. La preparación vale más cuando se enfoca en las necesidades del mercado.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en México sólo el 54% de los 12 millones de personas con estudios universitarios tiene empleo. Carreras como Administración, Contaduría, Derecho y Comunicaciones tienen altos niveles de ocupación escolar, sin embargo hay más egresados que plazas disponibles, principal causa de bajos salarios. La preparación profesional sí es importante y sí ayuda a obtener mejores empleos, siempre y cuando analicemos cuáles son los conocimientos que las empresas valoran.

6. La constancia es clave.

Para que tu búsqueda de empleo rinda frutos es importante ser constante, eso implica dedicar tiempo cada día a revisar nuevas vacantes, investigar sobre las empresas en las que queremos trabajar, revisar que nuestro currículum esté bien escrito, etc. Buscar trabajo es un trabajo, y mientras más tiempo le dediquemos mejores serán los resultados.

7. El rechazo es positivo.

Cuando buscamos empleo podemos recibir (en el mejor de los casos) un mensaje que nos informará que no fuimos seleccionados, en muchas ocasiones enviaremos nuestro currículum una y otra vez sin recibir respuesta. El rechazo es parte del proceso, y a todas las personas (incluyendo las más exitosas) les ha pasado. Podemos enojarnos, frustrarnos y deprimirnos o por el contrario, pensar ¿qué errores cometí? ¿por qué la empresa no se interesó en mi currículum? Dejar de vivir el rechazo como un fracaso o una experiencia negativa nos permite avanzar, aprender, mejorar y alcanzar el éxito.

8. Los malos reclutadores existen…pero no son regla.

Cuando experimentes tus primeras entrevistas te darás cuenta de que hay empresas y reclutadores que no son tan profesionales como esperas. Sin embargo, es un error generalizar y creer que todos los procesos son iguales. Cuando limitas tu criterio a malas experiencias te cierras puertas porque estableces prejuicios y puedes llegar a la empresa correcta con la actitud equivocada. ¡Evita que te pase! Concéntrate en demostrar tu profesionalismo siempre.

Fuente: OCCeducación