Seleccionar página

El problema de los perros callejeros en México es grave, pero ¿te has preguntado de dónde vienen o por qué están en esta situación?

perros callejeros 1

No todos estos perros nacieron en la calle y no todos carecen de dueño; es más, en algunos casos pertenecieron a una familia que los amaba y los cuidaba, pero por falta de tiempo, dinero o por descuido, sus mascotas terminaron abandonadas o perdidas.

México es el país con mayor población de perros en toda Latinoamérica, pero ni la mitad de ellos tienen un hogar donde pasar la noche y viven una situación de hambre, inclemencias del clima, falta de cariño, problemas de salud y enfermedades, y maltrato.

No es fácil ayudar o rescatar a un animal en situación de calle, tampoco es un juego y no debe ser un pasatiempo. De hecho, debemos empezar por excluir uno de esos dos términos. No sirve de mucho “ayudarlos”, se debe estar listo para completar el proceso entero hasta que se finiquite como un rescate. Así que te decimos cómo puedes empezar si quieres involucrarte en esta tarea tan noble:

– Antes que nada, debes contar con un “kit de héroe”. Este debe estar formado por una correa, una toalla mediana y plástico para cubrir tu auto por si sucede alguna emergencia. Además, se debe llevar comida, de preferencia en sobre porque las latas los pueden asustar. Como no sabemos cuál es el estado de salud del animal, lo mejor es llevar unos guantes de carnaza para protegerse.

perros callejeros 2

– El hecho de recoger a un perrito de la calle también implica un gasto, así que debes estar consciente de que deberás desembolsar para una consulta con el veterinario, medicinas, esterilización, comida, placa con datos y lo que pueda surgir.

– También, debes pensar que más cruel que vivir en la calle es conocer una casa calientita y amorosa para que después regrese a la calle. Antes de darle “la pata”, piensa si cuentas con el espacio, tiempo, medios económicos y si a tu familia no le afectará tener un canino en casa.

– Ahora bien, si ya estás convencido y revisaste tu cartera, es hora de lanzarte al rescate, así que ve preparando la correa. Introduce el extremo que no tiene asa para la mano, a través de ésta; te quedará un círculo para meter su cabeza y poder ajustarlo.

perros callejeros 3

– Agáchate a su nivel y nunca lo veas directamente a los ojos para que no se sienta amenazado. Lo recomendable es mirar hacia sus orejas o pecho y llamarlo. Para atraerlo, haz un caminito de comida y ten lista la toalla. Cuando coma con confianza, usa la correa. Antes de acariciarlo, dale chance a que te huela. Esto hará que se familiarice contigo.

– Si hay química, envuélvelo en la toalla y súbelo a tu auto. No importa que lo veas sano, la visita al veterinario es forzosa para que lo revise, lo vacune, lo bañe y lo esterilice. Aprovecha para preguntar por sus cuidados y si hay oportunidad, de una vez manda a hacerle la placa con sus datos.

– Debes ser consciente de que ahora eres responsable del perrito que salvaste y que tendrás que buscarle un hogar donde lo quieran y lo cuiden. Quizá te tome un tiempo, por lo que debes ser paciente, pues los albergues, en su mayoría, están saturados.