Seleccionar página

¿Sabías que hay algunos alimentos que pueden manchar tus dientes y tornarlos amarillos? No te angusties, puedes usar sencillos tratamientos y obtener un cambio casi inmediato, ¿Te gustaría conocer un poco más del tema? ¡Checa esta nota!

Cepillar los dientes

Bicarbonato de Sodio

El bicarbonato de sodio combinado con agua hace una reacción química que sirve para aclarar las manchas.

Solo debes meter tu cepillo de dientes en bicarbonato, pero te recomendamos que no lo hagas más de una vez por semana, ya que utilizado con demasiada frecuencia puede dañar el esmalte dental debido a que posee una fuerte acción abrasiva.

comiendo manzana

Come frutas y verduras

Los alimentos ricos en celulosa como el apio, zanahorias y manzanas, actúan como un abrasivo natural, limpiando los dientes y removiendo las manchas superficiales.

También las verduras como las espinacas, el brócoli y la lechuga contienen compuestos minerales que forman una película sobre los dientes, evitando que los pigmentos de otros alimentos los manchen.

cascara de naranja
Cáscara de naranja

La parte interna de la cáscara de naranja contiene sustancias útiles para remover las manchas dentales. Esta parte blanca de la piel de la naranja está compuesta por vitamina C, fibra, pectina y limoneno. Este último componente es el que ayuda en el proceso de blanqueamiento dental natural.

La manera de utilizar este tratamiento es realmente fácil. Lava y pela muy bien la naranja, luego frota cada diente con la parte blanca de la cáscara y, transcurridos 30 minutos, lava tus dientes como de costumbre.

comer fresas

Fresas

¿Sabías que las fresas ayudan a eliminar el sarro? Sólo hay que cortar por la mitad una fresa y después frotar los dientes por varios minutos con ella. La fresa tiene una acción similar al bicarbonato de sodio, pero con un índice de riesgo menor para el esmalte dental; además de eso, las fresas contienen fibras especiales que ayudan a eliminar bacterias peligrosas para nuestro organismo.