Seleccionar página

Mucha gente que ha participado en una entrevista de trabajo sin éxito se pregunta con frecuencia: ¿Qué fue lo que hice mal? ¿Por qué no me volvieron a llamar? ¿Qué errores estoy cometiendo en mis entrevistas? ¿Estará bien elaborado mi CV? ¿Mis referencias estarán dando buenas apreciaciones de mi?

trabajo 3

En la actualidad, algunas empresas y consultoras de Recursos Humanos no comunican el desenlace del proceso de selección a los candidatos que formaron parte. En muchos casos, hay una cantidad importante de currículums que cumplen con los requisitos por lo que es prácticamente imposible entrevistar a todo el mundo.

Tras una primera selección en la que se ha descartado a candidatos que se alejan del perfil y a personas cuya candidatura presenta ciertas dudas, los reclutadores se quedan con aquellos que cumplen con los requisitos; sin embargo, si el número de candidatos supera la cantidad humanamente posible para entrevistar, se debe hacer una nueva selección mucho más detallada en base al tiempo que se tiene para cubrir la plaza.

Ante candidatos que aparentemente cumplen con los requisitos, los reclutadores se fijan en muchas cosas para elegir a quién llamar: desde la corrección y coherencia del currículum hasta la adecuación de la fotografía o la carta de presentación que haya podido adjuntar. Aquí te presentamos qué otros errores se cometen y quizás encuentres respuesta a tu duda de por qué no te han llamado:

– Direcciones de correo poco profesionales: Incluir una dirección de correo electrónico profesional es un detalle importante, pues a veces aparecen currículums muy bien presentados que quedan ensombrecidos por direcciones de email de carácter festivo o incluso, sexual.

– “Selfies” como foto de perfil: Hay que evitar el “selfie”, una moda que empieza a llegar hasta a los currículums. Lo mejor es una fotografía neutra, profesional y siempre con una sonrisa. No hay nada más agradable que ver que un currículum te lanza una sonrisa al abrirlo, según los expertos en Recursos Humanos.

– Currículums sin adjuntos o datos incorrectos: No olvidar adjuntar el archivo con el currículum, si el seleccionador te lo pide, y comprobar que los datos de contacto son correctos antes de enviarlo. Un detalle así, con la presión del tiempo y la necesidad de cerrar un proceso rápidamente, puede dejarte fuera.

trabajo 4

– Experiencias demasiado cortas o currículums inestables: Un currículum estable es mejor que uno que haya tenido muchísimas experiencias cortas. Una persona por lo menos debería haber permanecido cinco años en un puesto para considerarse como “destacada experiencia laboral”.

– Reputación “online” del candidato: Hay muchos más factores que nos pueden hacer decantar por un candidato u otro en el momento de incluirlo en la selección. Hay que vigilar tu reputación online, pues no es una leyenda urbana que los reclutadores escriben tu nombre en Google para que la red hable del candidato.