Seleccionar página

La llegada de las vacaciones es el momento perfecto para huir de la rutina y entregarnos placenteramente a unos días de relax, pero cuando nuestro “mejor amigo” no puede acompañarnos la preocupación nos invade, y surge la duda más frecuente de todos los amantes de los animales: ¿qué hacer con mi mascota en vacaciones? 

mascota viaje

A pesar de que cada vez hay más lugares “pet friendly”, no siempre el destino que escogemos para irnos a pasar unos días de descanso tiene opciones amigables con los animales, por lo que nos encontramos ante un gran dilema. Pero siempre existen maneras de resolver nuestros problemas. Aquí te decimos cómo:

Pensión

Si nos decidimos por dejar a nuestra mascota en una pensión, es muy importante que investiguemos a fondo el establecimiento. Pidamos que nos dejen pasar a todas las instalaciones y que nos expliquen dónde estará nuestro perro o gato. Si la pensión implica que pasarán horas y horas encerrados en una jaula, con toda la amabilidad del mundo, hay que decir “No gracias”. Seguramente nuestro “amigo” la pasará fatal y cuando volvamos tendremos mucho trabajo para rehabilitar conductas aprendidas y ansiedad por separación.

La pensión ideal debe tener espacios específicos para descansar, jugar y rutinas establecidas para comer y ejercitarse. En una buena pensión nos pedirán su cartilla de vacunación, nos preguntarán si está o no esterilizado, cuándo fue la última vez que le pusimos tratamiento antipulgas y lo harán porque quieren que la población de animales con los que trabajan no se contagien de nada.

pension mascota

Es muy importante que tomemos un día o dos de prueba. Que nuestro perro o gato se quede en la pensión toda una noche y un día y después podamos visitarlo.

En las pensiones de gatos, si nuestro viaje se prolonga por más de una semana, es muy importante que mantengan al felino aislado los primeros días para que los demás gatos lo acepten y pueda convivir.

Casa

La verdad es que no hay nada como el hogar. En muchas ocasiones es mejor encargarle a alguien nuestra casa y a sus habitantes mientras descansamos. Hay que recordar dejar todos los números de contacto y las indicaciones necesarias sobre medicamentos, rutinas y mañas para que el encargado no pierda la cordura.

mascota en casa

Ahora bien, si nuestra mascota se encuentra en un espacio amplio con jardín, en el que pueda correr, jugar y hacer sus necesidades, es posible dejarlo unos pocos días solo, siempre y cuando contemos con un dispensador que administre el alimento y el agua del animal, para que pueda comer durante nuestra ausencia.

Hay que tomar en cuenta que para dejar a nuestra mascota sola debe tratarse de un viaje corto de un fin de semana o cuatro días. Además, hay que tomar en cuenta si es independiente para que no se altere ante nuestra ausencia. Si por el contrario, es demasiado dependiente o nervioso, quizá esta alternativa no sea conveniente.