Seleccionar página

Uno de nuestros principales propósitos este año debe ser acabar con nuestros miedos. ¿Cuántas veces nos hemos visto limitados por barreras que nos ponemos a nosotros mismos? Entre miedos y tabúes, nos saboteamos y evitamos hacer cosas que desearíamos hacer o, simplemente, interrumpimos nuestra propia felicidad.

romper miedos2

Para no limitarnos más y atrevernos a hacer realidad nuestras metas, debemos romper con nuestros miedos:

– Miedo a la soledad: Para poder tener una buena relación con alguien más, primero debemos de trabajar en nuestra relación con nosotros mismos. Estar solos es lo más sano que existe, ya que se trata de forjar una conexión con nuestros propios sentimientos. Una vez que nos conozcamos y nos amemos podemos abrirnos a incluir a alguien más en nuestra vida.

– Miedo a los cambios: Los cambios no significan algo negativo necesariamente. De hecho, un cambio trae consigo un sinnúmero de oportunidades. Perderle el miedo a lo desconocido es aprender a aprovechar estas oportunidades y abrirse a sacar lo mejor de la situación. Muchas veces estamos atorados en una situación que no nos gusta y nos mantenemos infelices por no hacer un cambio. No nos quedemos estáticos y busquemos nuestra felicidad.

romper miedos

– Miedo a cometer errores: Tenemos que entender que no somos perfectos y nadie espera que lo seamos. Nuestras imperfecciones son parte de nuestra naturaleza y parte de lo que nos hace quienes somos. El error no es el problema sino cómo reaccionamos ante la situación. Si hemos errado, debemos buscar una solución y hay que verlo como un aprendizaje que nos hará mejor persona.

– Miedo al éxito: Tomar decisiones, tener la responsabilidad y asumir las consecuencias es algo que a veces nos aterra. Sin embargo, es importante hacer una lista con nuestras prioridades y descubrir lo que realmente queremos para que buscar el éxito sea el medio para llegar a ese fin. El éxito como tal, debe estar respaldado con un objetivo personal y esto hará que le perdamos el miedo.