Seleccionar página

Muchas personas sufren de pies ásperos. La buena noticia es que es algo que se puede arreglar fácilmente. Olvida los tratamientos costosos o potencialmente peligrosos para suavizar pies ásperos y pon en práctica estas tres maneras fáciles y sencillas de devolverle suavidad a tus pies.

pies cuidados

– Humectación: Si tu problema solo es pies secos, entonces la solución es humectarlos. Lava tus pies antes de dormir y aplica loción hidratante sobre ellos. Usa medias de algodón y al otro día notarás el cambio. Ten la consistencia de hacerlo todos los días.

– Exfoliación: Si tus pies están muy ásperos, la loción no puede hacer nada al respecto, entonces lo mejor es optar por la exfoliación que elimina las células muertas y regenera las capas de la piel de la zona. Pero tienes que asegurarte de encontrar el exfoliante que sea específicamente para tus pies.

– Callos: Si tienes callos entonces debes recurrir a herramientas exfoliantes. Son las más efectivas y dejarán tus pies como nuevos. Una opción efectiva es la piedra pómez para usar durante la ducha. Además no es costosa, dura mucho tiempo y es realmente efectiva. Procura hacerlo cuando te bañes, ya que obtendrás mejores resultados cuando tus pies estén mojados.

Tienes que ser consistente y realmente dedicarte a cuidar tus pies si tienes tendencia a tenerlos ásperos para así evitar que se pongan peor.