Seleccionar página

De un tiempo a la fecha, el yogur griego se ha puesto de moda en todo el mundo. Una de las razones por las que es tan popular es porque es una buena fuente de proteínas que frecuentemente contiene menos azúcares que el yogur normal, además de tener probióticos para mantener en forma el sistema inmunológico y la salud intestinal.

yoghurt griego

Pero, más allá de su fama y de los beneficios que aporta para llevar una dieta sana y balanceada, el yogur griego está envuelto en mitos que hoy te presentamos:

– El yogur griego está regulado: Este producto se hace forzando al yogur a eliminar el suero de leche que da como resultado un producto más sólido, con menos azúcar, menos hidratos de carbono y más proteínas, comparado con el yogur regular. Dicho esto, no hay reglas sobre lo que se puede y no se puede considerar yogur griego. Es por eso que las empresas pueden añadir ingredientes adicionales o cambiar el proceso de elaboración y seguir utilizando la etiqueta “griego”. Para asegurarte de que estás comiendo un verdadero yogur griego, lee la etiqueta de ingredientes. Los ingredientes principales deben ser leche y cultivos vivos y activos.

– Está repleto de proteínas: La mayoría de este producto contiene el doble de proteínas que un yogur regular, pero eso no significa que cada marca contenga la misma cantidad. Por ejemplo, algunos contienen 10 gramos de proteínas por envase, mientras que otros ofrecen 18 gramos de proteínas en la misma cantidad; eso es 50 por ciento más de proteínas.

– El yogur griego se elabora de la misma forma: El yogur griego obtiene su consistencia agradable y mayor recuento de proteínas a través del proceso de colado. Sin embargo, algunas marcas omiten el colado y añaden agentes espesantes, tales como almidón de maíz modificado o goma guar, así como también ingredientes para mejorar las proteínas para imitar la textura rica y el contenido de proteínas. No hay nada malo en estos ingredientes, pero estos simplemente no son yogur griego.

– El yogur griego es vegetariano: No siempre. También se puede añadir gelatina para dar al yogur una textura más cremosa. La gelatina por lo general proviene del colágeno obtenido de diversos subproductos animales. Eso no es un problema para las personas que comen carne, pero puede serlo para los lacto-vegetarianos.

– El yogur griego con sabor también es saludable: Tu primera elección debe ser un yogur griego natural. Si deseas endulzarlo ligeramente, opta por trozos de fruta fresca o una cucharada de miel. Esto es porque el yogur griego con sabor tiende a contener mucha azúcar; tanto como 15 a 25 gramos por porción.