Seleccionar página

Es viernes y por lo general, la gente sale de fiesta; desafortunadamente, hay ocasiones en las que se pierde el control de la cantidad que se bebe.

consumo excesivo alcohol

El consumo moderado de alcohol no es dañino, aunque si la cantidad se vuelve excesiva, puede llegar a intoxicar gravemente al organismo y perjudicar seriamente la salud.

El consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes crece y preocupa, aunque lo ideal es no tener que pasar por ninguna situación extrema. Para ello, es bueno tener en cuenta qué debemos hacer cuando nos enfrentamos a una persona que está alcoholizada.

En principio, es esencial no dejarla sola y colocarla en un lugar seguro y libre de peligros. Lo importante es que no se lastime a sí misma ni tampoco a los demás.

Hay que diferenciar los distintos estados de ebriedad. Si la persona alcoholizada se encuentra despierta, hay que hablar con ella. El objetivo es que mantenga el foco de atención y así evitar que se duerma; después hay que hacerla vomitar para sacar el alcohol de su estómago e intestino. Nunca hay que realizar esta maniobra si ya pasaron dos horas que la persona no toma, ya que pasado este tiempo, el alcohol que había en el intestino ha sido absorbido.

¿Qué hacemos si la persona alcoholizada está inconsciente? Primero, ponerla en posición lateral de seguridad para evitar el atragantamiento y la aspiración del vómito; luego, evaluar el grado de anestesia que tiene a causa del alcohol, es decir, el grado de respuesta. Para esto, hay que estimularla y ver cómo reacciona. Una persona que no reacciona a un estimulo fuerte está grave y hay que pedir ayuda profesional de manera urgente.

El punto limitante de tolerar el alcohol lo determina el hígado, ya que lo metaboliza y lo transforma en acetaldehído y agua. Ese proceso tiene una velocidad determinada por la genética, pero que no es muy diferente entre las personas y ronda los 10 gramos de alcohol puro por hora, es decir, que si una persona consume más de 10 gramos de alcohol en una hora, le va a “sobrar” alcohol, que circulará en la sangre, llegará al cerebro y seguirá en el cuerpo hasta que el hígado pueda metabolizarlo.

La pregunta es, ¿cuánto es 10 gramos de alcohol puro? Es el alcohol puro que hay en una lata de cerveza, una copa de vino o un shot de cualquier bebida destilada. Por ejemplo, si se consumen cinco latas de cerveza en una hora, el alcohol tardará cinco horas en desaparecer del organismo.

Algunos mitos para cortar la borrachera podrían ser darle café al alcoholizado, el café lo va a despertar, pero no le va a devolver los reflejos ni perderá el estado de ebriedad; ducharlo o sumergirlo en agua, o tomar agua pensando en diluir la sangre u orinar el alcohol y vomitar; en este caso, la acción solamente ayudará a eliminar el alcohol que aun no ha logrado absorber el intestino, pero no se quita la borrachera.

Pero en definitiva, la mejor manera de evitar que el alcohol “se nos suba” es el consumo moderado y responsable del mismo y al primer síntoma de sentirse mal, parar.