Seleccionar página

Los temas de salud sexual son muy poco comentados por los hombres, que guardan en secreto su preocupación por cosas como la deficiencia de testosterona, la temida andropausia que aparece con el envejecimiento.

andropausia

La andropausia es el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre merman con la edad, resultado de los bajos niveles de testosterona en el organismo, la cual cumple un papel fundamental en la vida de los varones, pues es una hormona que influye en funciones físicas, bioquímicas y mentales, y actúa no solo en órganos sexuales sino también en huesos, músculos, cerebro, piel y cabello, así como en la modificación de niveles de colesterol y hemoglobina.

La mayoría de los varones sin darse cuenta, empieza a perder testosterona entre uno y dos por ciernto anual, lo cual condiciona la aparición lenta y sostenida de un desgano sexual por disminución de la libido acompañado de cambios en el carácter.

La época de transición entre la madurez y la vejez en el hombre marca una serie de cambios que surtirán efecto de acuerdo a las características de la personalidad y estilo de vida de cada individuo.

Los síntomas más comunes aparte de la disminución del deseo sexual, son la pérdida progresiva de la fuerza muscular, cambios de humor, presencia de depresión, ansiedad e irritabilidad, falta de concentración y disminución de la actividad intelectual, así como trastornos del sueño, pérdida de densidad mineral ósea, sudoración y calores, y un deterioro general del estado de salud. A los 40 años casi un 38 por ciento presenta disfunción eréctil de diversos grados.

El diagnostico se realiza mediante una historia clínica completa, examen físico, examen de los genitales, y análisis de laboratorio.

La mejor manera de enfrentar esta etapa es conversar abiertamente con la pareja y acudir al urólogo que maneje estas situaciones, que tenga el tiempo y la experiencia suficiente para tratar estos cuadros y, de manera general, mejorar el estilo de vida con una buena dieta, evitar el consumo de grasas, así como fumar o beber en exceso; y caminar por lo menos 30 minutos diarios o hacer alguna actividad física. Si los niveles de testosterona están bajos o fuera de rango, existen los tratamientos farmacológicos adecuados.

Una vez que comienzan a suministrarse los fármacos correspondientes, los pacientes recuperan la energía perdida, aumenta la líbido, la vida sexual mejora, su estado de ánimo cambia positivamente y la fuerza muscular se incrementa. Además de tener un efecto positivo en el estado mental, concentración, ánimo y autoestima del paciente.

Se debe concientizar a la población masculina respecto de este padecimiento, ya que forma parte de un proceso natural e irreversible que puede atenderse de manera efectiva. Desgraciadamente, el paso del tiempo no se puede evitar, pero se puede sobrellevar de una mejor manera.