Seleccionar página

Muchas veces hemos escuchado hablar de ácido úrico, sobre todo cuando asistimos al médico o nos realizamos un chequeo mediante análisis de sangre; sin embargo, no todos sabemos qué es y cómo prevenir su exceso con las comidas.

acido urico

El ácido úrico es una sustancia que se produce en nuestro organismo tras degradar compuestos de la sangre como son el ADN y el ARN. Estos están compuestos por purinas que tras metabolizarse dan origen a ácido úrico, y éste compuesto elevado en sangre puede condicionar la salud.

En un día, el ser humano puede producir aproximadamente 500 mg de ácido úrico, pero el 80 por ciento se excreta por orina. En sangre, los valores normales de esta sustancia son entre cuatro y 6.5 mg/dl, pero concentraciones mayores pueden dar origen a eliminación de ácido úrico por orina y a precipitación de ácido úrico en las articulaciones, lo cual puede provocar inflamación de las mismas y la clásica enfermedad llamada gota o artritis.

De allí que prevenir su exceso en el organismo es fundamental para cuidar la salud y prevenir enfermedades, por eso es necesario saber de dónde proviene el ácido úrico y en qué alimentos podemos encontrar ayuda.

Entre los alimentos que más purinas contienen, encontramos principalmente las carnes y derivados, sobre todo carnes rojas, cuyo color característico se debe a la mioglobina que contiene purinas.

La carne de ternera posee alrededor de 160 mg de purinas por cada 100 gramos, mientras que la carne de pollo presenta entre 50 y 150 mg, y el cerdo posee aproximadamente 145 mg por cada 100 gramos.

Las legumbres son otra fuente de purinas, siendo las más abundantes en estas sustancias las lentejas, pues presentan entre 50 y 150 mg por cada 100 gramos de alimento. El huevo, los lácteos, los cereales y granos, así como las frutas y verduras en general, son alimentos bajos en purinas o con nulo contenido en éstas, lo cual permite que formen parte de nuestros platos si queremos reducir los niveles de ácido úrico en sangre o prevenir su exceso.

Para prevenir, debemos reducir la inclusión de carnes rojas en nuestros platos y sustituirla por pescados, huevos o lácteos que también ofrecen proteínas de buena calidad, hierro en el caso de los pescados, y tienen menos purinas.