Seleccionar página

Lagoftalmos es la imposibilidad de lograr el cierre completo de los párpados. Al quedar un espacio entre el párpado superior e inferior, la superficie ocular queda expuesta, lo cual causa problemas de sequedad que pueden llegar a ser importantes y amenazar la integridad del ojo y la calidad de la visión.

dormir ojos abiertos

Se denomina lagoftalmos o lagoftalmia a la imposibilidad de cerrar completamente los párpados. Puede afectar únicamente a un ojo, que es lo más habitual, o a ambos.

El lagoftalmos puede ocurrir por diversas razones, como:

> La existencia de parálisis facial que ocasiona la caída del párpado inferior e imposibilita la función del músculo orbicular de los párpados.

> A consecuencia de una intervención quirúrgica que se realiza sobre el párpado, por ejemplo para extirpar un tumor, o para practicar una blefaroplastia (cirugía plástica para levantar los párpados).

> También puede estar ocasionado por exoftalmos (proptosis del párpado u “ojo saltón”), cicatrices secuelas de traumatismos o quemaduras que afectan al párpado.

Entre la principales afectaciones que provoca se encuentran una constante sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, visión borrosa e irritación ocular.

Cuando el lagoftalmos es muy leve, y genera pocos o ningún síntoma o signos de sequedad, el tratamiento consiste básicamente en lubricar la superficie ocular para evitar complicaciones futuras, lo cual se realiza utilizando colirios con lágrimas artificiales.

En casos de lagoftalmos sintomáticos y de mayor grado, aparte de la terapia lubricante se puede llegar a recurrir a corrección quirúrgica mediante la colocación de una pesa situada en el párpado superior, la cual gracias a su peso y al efecto de la fuerza de gravedad, favorece el cierre completo de éste.