Seleccionar página

Amar es una de las experiencias fundamentales para el crecimiento y desarrollo sano de cualquier individuo desde que nace. Todos necesitamos amar y sentirnos amados.

amar dos personas

Generalmente, al escuchar la palabra amor pensamos inmediatamente en nuestra pareja; sin embargo, existen muchos tipos de amor y todos ellos son necesarios en nuestra vida tanto para ser felices, como para funcionar en nuestra sociedad. No obstante, para ésta no es aceptable estar con varias parejas a la vez.

La cuestión sobre si es posible amar a dos personas al mismo tiempo o no, es un dilema recurrente para muchas personas. Lo que es cierto es que nuestra primera forma de amar, que es el amor hacia nuestros padres, no es precisamente monogámica y no se cuestiona la manera en que se ama al padre y a la madre o de lo que ellos sienten por cada uno de sus hijos, pero la cosa cambia cuando se trata del amor a la pareja.

El amor de pareja comprende dos etapas: el enamoramiento y el amor real. En el enamoramiento, todo parece ser maravilloso, no vemos defectos o no los consideramos un problema; creemos que hemos encontrado la pareja ideal.

En la segunda etapa, el amor real, podemos ver tanto virtudes como defectos y somos capaces de aceptarlos como parte de nuestra pareja; a esto se le llama AMAR. En esta etapa, la relación se vuelve más firme, podemos ser nosotros mismos y generamos un compromiso que incluye la fidelidad. Llegar a esta etapa no es una tarea fácil, requiere de una madurez emocional firme.

Existen personas que se enamoran del enamoramiento, y pasan de una a otra relación, evitando enfrentarse a los defectos del otro. Es en estos momentos donde pueden buscar a otra persona y revivir una vez más el encantamiento, sin llegar al amor.

Por un lado, existe una idea valorada de que el amor en pareja conlleva una entrega total, además de cuestiones sociales y culturales que prevalecen en el ser humano por encima de su comportamiento que, por naturaleza es poligámico, es decir que tanto hombres como mujeres pueden sentirse atraídos por varias personas, pero son limitados por una serie de pautas que dicta una sociedad.

El buscar una segunda pareja se debe, en ocasiones, a que con el tiempo permitimos que se pierda algo fundamental en nuestra relación. La rutina o los deberes acaparan nuestro tiempo, no comunicamos todo lo que necesitamos para sentirnos amados o no escuchamos lo que a nuestra pareja le falta, por lo que buscamos fuera lo que, internamente, podría tener solución.

amar-a-doss

Cuando una persona cree sentir amor por dos personas significa que hay una insatisfacción o carencias de carácter afectivas y emocionales, por lo que buscan la satisfacción con ambas relaciones pues cada una le proporciona cosas diferentes.

En apariencia, puede resultar apasionante la idea de amar a dos personas a la vez. Sin embargo, este tipo de historias producen un gran sufrimiento porque siempre hay alguien que termina lleno de decepción ante un amor no correspondido.

Algunas personas también se sienten más jóvenes y atractivas al tener en proyecto dos conquistas diferentes. Cuando se ama de verdad a alguien, se toman decisiones, es decir, se arriesga.

Por supuesto, existen diferentes grados de sentimiento, es decir, es posible sentir amor por alguien, y también atracción por otra persona diferente. La atracción en esencia no es amor, sino que se enmarca dentro del mero gustar, que por supuesto resulta agradable.

En ocasiones, el hecho de sentir interés por dos personas diferentes también muestra la inmadurez de aquel que tiene miedo de apostar al cien por cien por una de ellas. El amor en la teoría siempre resulta perfecto; sin embargo, en la práctica, surge el miedo al fracaso y al rechazo.

La comunicación, el tiempo en pareja y la búsqueda constante de objetivos comunes hacen que la relación se renueve y vaya cambiando, de acuerdo con los diferentes retos que la vida nos pone en el camino. Una relación nunca será la misma; la posibilidad de hablar y escuchar a nuestra pareja sobre lo que sucede, nos dará la pauta para renovar nuestro compromiso.

Cada persona y cada relación son diferentes. Para encontrar las motivaciones que llevan a una persona a no poder comprometerse a profundidad, son muchas. Lo importante es preguntarnos qué buscamos en una relación y, más aún, qué estamos haciendo para generarlo y, en caso de sentir que el problema nos rebasa, pedir ayuda profesional.