Seleccionar página

No hay nada de malo en ser soltero, pero si ya queremos cambiar de estado civil y nada más no hay galanes(as) a la vista, puede que la razón sea que nos estamos saboteando.

me quiere

No es que nos dé pena nuestro estado civil, más bien la mayoría de las veces no sabemos qué contestar cuando alguien nos pregunta por qué no tenemos novio(a) porque ni siquiera nosotros mismos sabemos por qué demonios, si somos guapos, inteligentes y buena onda, seguimos solteros.

Todas tenemos una amiga, primo o vecino que jura que tiene pésima suerte en el amor, como si tuviera una maldición gitana que ahuyenta a cuanto galán se le pone enfrente, sin embargo tener pareja va mucho más allá de tener buena o mala suerte; de hecho, ni siquiera depende de una sola cosa, sino que son una serie de factores que se conjugan para que el amor llegue a nuestra vida.

Claro, puede ser que en verdad por el momento no tenemos tiempo ni ganas para andar de novios con alguien, pero si en realidad sí tenemos ganas de iniciar una relación y el amor nada más no se aparece por nuestra vida, puede que nos estemos autosaboteando sin darnos cuenta. Es decir, que aunque digamos que estamos listos parta tener galán(na), nuestras acciones digan lo contrario.

El primer obstáculo que tenemos que saltar es el tema de las exparejas. Si nuestro ex sale a la luz cada vez que podemos sacarlo, si aún escuchamos una canción y nos ponemos a llorar, si no nos han quedado claras las razones por las que terminamos, entonces, es muy probable que aún no lo hayamos superado. Eso no quiere decir que seamos unos clavados, únicamente hay que entender que todos tenemos tiempos de duelo diferentes y que quizá el nuestro aún no ha finalizado.

amor-suerte2

Otro obstáculo es que cuando estamos solteros, anhelamos aquel día en el que conozcamos a ese chico o chica que nos robe el sueño y nos saque de la soltería; sin embargo, típico que conocemos a alguien que nos mueve cañón el tapete, y ¿qué hacemos? ¡Nos morimos de miedo! El temor puede venir de muchos lados: que nos dé miedo que nos lastimen, que no queramos perder libertad, que queramos evitar explicaciones de dónde y con quién estás, etc. Sin embargo, recordemos que el que no arriesga, no gana. Cada experiencia es única y no todas las personas son iguales, así que si en el pasado nos lastimaron, es excelente para aprender y empezar de cero.

Bien dicen que “el que busca, encuentra” y viceversa. Tampoco hablamos de ir por el mundo con un letrero que diga “Busco novio”, pero si nunca salimos porque tenemos mucho trabajo, estamos muy cansados, no nos sentimos muy confiados, ésta puede ser la razón por la que no encontremos pareja.

Claro que el abrirnos con alguien que apenas conocemos nos coloca en una posición vulnerable, pero siempre de las citas aprendemos tanto de nosotros mismos como del sexo opuesto, las relaciones, e incluso del amor.

Ahora bien, por otro lado puede que sí estemos saliendo a citas y pensamos “¿y yo por qué no tengo galán si estoy conociendo chicos?”. La respuesta puede ser que estamos saliendo con los chicos equivocados. Tal vez a nosotros nos encanten los chavos o chavas intensos y apasionados, pero quizá no sea lo que necesitamos para tener una relación sana y feliz. En este caso, la recomendación es que nos abramos a nuevas probabilidades y nos sorprendamos de quien menos nos lo esperamos.