Seleccionar página

Siempre sobran motivos para comerse unos ricos tamales: Bautizos, Día de la Candelaria, Día de Muertos, de desayuno en la oficina. Son tan cotidianos que muy pocas veces nos hemos preguntado por su origen, que ha sido disputado por varios países de América, aunque aún no hay pruebas suficientes para atribuirlos a alguna cultura o país en particular.

tamales

En México, el famoso envoltorio tiene su origen en el maíz entre las distintas culturas de Mesoamérica, previo a la llegada de los españoles. Nació de la idea de envolver la comida en una forma muy primitiva utilizando en primera instancia la mano humana como plato, posteriormente se utilizaron hojas de la naturaleza.

El tamal prehispánico era probablemente más firme y apelmazado, con más verduras y chile, con más contenido proteínico, es decir, menos rico aunque mucho más saludable. Se preparaba para agradecer la fertilidad de la tierra, en eventos sociales y como ofrenda a los muertos. Su elaboración siempre fue colectiva.

A la llegada de los conquistadores, el tamal fue mejorando su fisonomía y recibiendo ingredientes de origen europeo, que son fundamentales para su tradicional sabor como la manteca y la carne de cerdo, que sustituyeron a las verduras como calabazas, quelites y elotes.

En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos, tantos que su variedad se calcula entre 500 y cinco mil en todo el país. También, es un platillo muy popular. Algunos expertos estiman en cientos de millones anuales el consumo de este delicioso platillo.

El Día de la Candelaria es una fecha muy tradicional para el consumo de tamales; este día marca el término del periodo de Adviento del año litúrgico católico. La tradición dicta que la persona que encontró el muñeco dentro de la Rosca de Reyes debe invitar los tamales el 2 de febrero. Así que si te tocó el muñeco y apenas este fin de semana harás la tamaliza, aquí te damos tres opciones para comprarlos:

Tamales Emporio: Este negocio fundado en 1960 actualmente cuenta con un restaurante en la colonia San Rafael. Su tamal más famoso es el “chiapaneco”, que está relleno de ciruela pasa, aceituna y huevo cocido, aunque no se queda atrás el “yucateco”, con carne de res, pollo y un toque de habanero y salsa de achiote.

Dirección: Manuel Ma. Contreras No. 18-A Col. San Rafael. Teléfono: 5546 2134, 5535 1184.

Tamales Flor de Lis: A pesar de que fue en 1917 cuando los hermanos Andrade Marroquin empezaron a elaborar y vender sus tamales en la colonia Santa María la Ribera, fue hasta 1926 cuando registraron la marca. Cada uno de los hermanos tenía asignada una tarea en la elaboración de los tamales para tener un estricto control y así garantizar la calidad de ellos, lo que les dio fama, para posteriormente mudarse a la Condesa y de ahí expandirse hasta contar con varias sucursales. Aquí se pueden encontrar los tradicionales tamales de maíz y de hoja de plátano, verdes, rojos, de mole y de dulce.

Dirección: Av. Mazatlán No. 30-2 Col. Condesa. Teléfono: 5211 0060.

Tamales Daunis: Además de saborear un platillo de tradición estarás ayudando, ya que el equipo de trabajo que hace los tamales está conformado por adultos con síndrome de Down. En la página puedes hacer tu pedido de forma directa, además de contar con tienda con venta directa al público.

Dirección: San Luis Potosí No. 50 Col. Roma Sur. Teléfonos: 5574 1122