Seleccionar página

Nuestra capacidad de autocontrol para evitar decir mentiras se reduce a medida que avanza el día, lo que nos convierte en personas más propensas a faltar a la verdad durante la tarde y la noche, según sostiene un estudio publicado en la revista Psychological Science.

mentir-es-malo-para-la-salud-588x257

Los autores querían averiguar si los comportamientos poco éticos, como el engaño y la mentira, dependían de la hora del día, ya que habían observado “que los experimentos desarrollados por la mañana sistemáticamente daban resultados con menor nivel de comportamiento antiético”, explica Maryam Kouchaki, investigadora de la Universidad de Harvard y coautora del trabajo.

Sus experimentos confirmaron que por las mañanas tendemos a ser más honestos que cuando el día está a punto de terminar, incluso, si tendemos a sentirnos culpables tras decir una mentira. Los científicos lo atribuyen a que, en el transcurso del día, el autocontrol se “desgasta” debido a la falta de descanso y al constante ejercicio de toma de decisiones al que nos vemos sometidos.